Mérida, Yuc.- Además de los servicios de especialización médica, las Unidades de Medicina Familiar (UMF) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Mérida también se encuentran saturadas en la atención de los derechohabientes, tanto así que quienes deseen consultar con su médico familiar deben estar en la clínica desde la madrugada.

Como publicamos, las principales clínicas y hospitales del sector salud en la capital yucateca enfrentan la saturación de sus capacidades de atención en urgencias y piso de especialidades médicas, al grado que algunos pacientes deben esperar hasta una semana entre el hacinamiento en los pasillos antes de pasar a un área donde pueda recibir sus terapias, consultas especializadas y el cuidado de sus familiares.

MILENIO NOVEDADES visitó la UMF No. 59 del IMSS, ubicada en el fraccionamiento del Parque, al oriente de Mérida, en donde los derechohabientes comentaron que para ser atendidos, si pertenecen al turno matutino, deben estar afuera de la clínica a las 4 de mañana para alcanzar una de las cinco “fichas” que se otorgan por consultorio. Las consultas inician a las 8:00 horas.

“Si el derechohabiente pertenece al turno de la tarde, deberá acudir a la clínica a partir de las 7 de la mañana para poder ser atendido en consulta a partir de las 2 de la tarde. Si no alcanzas, te envían a la Unifila, pero ahí te atiende cualquier médico, donde haya lugar, no el de tu consultorio. Entonces, como no te conocen, en ocasiones terminan por recetarte otros medicamentos”, mencionó Yaquelín Lara Gutiérrez, derechohabiente de la mencionada clínica.

“Tienes que decirle al médico del consultorio donde te manden todo lo que tienes (padeces), porque ni checan el expediente, entonces sólo así te dan el medicamento que habitualmente te receta tu médico familiar”, agregó.

La entrevistada dijo que el sistema Unifila no es del todo conveniente porque incluso ahí se tardan en atender a los derechohabientes, quienes esperan más tiempo en ser atendidos.

Constantes retrasos 

Otra queja recurrente son los horarios de inicio de turno, ya que en ocasiones, mencionó otra usuaria, “tienes que estar aquí desde las 3 ó 4 de la mañana y luego dan las 8 y no ha llegado el médico. Como sólo atienden a cinco pacientes y hay citas programadas, todo se retrasa.

Venir al IMSS es perder un día de trabajo”, aseveró.

El año pasado, con las estrategias Unifila e IMSS Digital (para solicitar citas por medio de una aplicación móvil), la institución señaló que la atención debía mejorar, sin embargo, las clínicas siguen saturadas y los servicios que ahí se otorgan se realizan de manera lenta.

También se ha implementado el programa “Ser IMSS” para mejorar el trato a los derechohabientes y, aunque recientemente se difundió que más del 90% de los usuarios de las clínicas y hospitales de Yucatán se reportaban satisfechos con el servicio, la realidad es que las quejas por malos tratos por parte de asistentes médicas y personal administrativo (farmacia, rayos x, laboratorio) continúan.

De acuerdo con lo informado por la Delegación del IMSS en Yucatán, con la construcción de las nuevas UMF de los fraccionamientos Los Héroes y Francisco de Montejo, programadas para este año, la saturación de las clínicas UMF 59 (Fracc. del Parque) y UMF 60 (Fracc. Juan Pablo II) y UMF 20 (Ciudad Caucel) será menor.

Estas nuevas clínicas contarían con 14 y 10 consultorios, respectivamente, y se construirán con una inversión de 156 millones de pesos.