Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- La Reserva Ecológica Cuxtal, que cuenta con poco más de 10 mil hectáreas, está amenazada por la tala ilegal, la caza de animales como el ocelote y tigrillos, pero principalmente por el aprovechamiento de tierra y piedra, así como el establecimiento de zonas urbanas. A la semana se realizan dos denuncias por estos motivos.

El director técnico del sitio, Albert Baena Regel, informó que actualmente ya se cuenta con un lugar en donde se desarrollarán proyectos y acciones en favor del sitio, su principal objetivo es reducir los problemas que se presentan en el lugar.

Señaló que a pesar de que solamente cuentan con dos unidades para el monitoreo del estado de las hectáreas que abarcan la reserva, son los propios habitantes y vigilantes voluntarios quienes denuncian los daños al ecosistema.

“Lo que ocurre es grave porque si se cazan esos tipos de felinos (ocelotes y tigrillos) dejarán de existir los indicadores biológicos, con base en su presencia se sabe que la región en donde viven es saludable”, precisó. También se descubrió que empresas han derramado aguas negras, lo que ya está en proceso de sanción.

“Cada vez hay más denuncias, porque se quiere aprovechar cada vez más la piedra y la tierra, seguida de la presión de los desarrolladores inmobiliarios que a pesar de que los fraccionamientos están prohibidos en el sitio, existe una demanda a una persona por haber construido en la zona”, indicó.

Agregó que al ser dependiente del Ayuntamiento de Mérida, “es un organismo apartidista”, que trabaja con apoyo de asociaciones civiles que están a favor de conservar el sitio donde proviene el 50% del agua que abastece a la ciudad.

Sin fecha para reparación de daños por la deforestación en Cuxtal