Mérida, Yuc.- En Yucatán, actualmente hay alrededor de 391 personas en espera de un donador de riñón, pero se estima que cerca de 4 mil requieren este órgano, por lo que la gran mayoría no tiene acceso o no ha sido referida de manera oportuna a un programa de trasplantes.

Además, 41 pacientes esperan un trasplante de córnea y tres de hígado.

Jorge Martínez Ulloa Torres, director del Centro Estatal de Trasplantes del Estado de Yucatán (Ceetry), dijo que el Estado ha avanzado en materia de donación de órganos, sobre todo de pacientes cadavéricos, con un tasa de 31 por cada millón de habitantes, superior a la media nacional, que es de 17 por cada millón.
El especialista comentó que en la entidad se realizan trasplantes de riñón, córnea, hígado y tejido óseo.

Destacó que en el caso de las córneas, 64 por ciento de las trasplantadas en Yucatán provienen de procuración local, con lo que se ha reducido de manera sustancial la importación de estos órganos.

En 2017 se hicieron 81 intervenciones de córnea, de los cuales 52 fueron de origen nacional y 29 fueron importadas, principalmente de Estados Unidos.

En trasplantes renales, 44 por ciento son de origen cadavérico. El año pasado fueron 41 las operaciones de riñón, de las cuales 23 fueron de donador vivo y 18 de cadavérico.

En materia de donación de tejido musculo-esquelético, acción con la que se puede beneficiar hasta a 50 personas, se realizaron 12.

Agregó que el Ceetry firmó un convenio con un hospital de Guadalajara para donación de piel para personas quemadas y que en los próximos años se quiere comenzar a realizar trasplantes de corazón.

“Es un mito que en Yucatán las personas no donen como las cifras lo demuestran; hoy día recibimos cada vez más donaciones cadavéricas. Los yucatecos son muy nobles, ya que no solo se resuelven los casos de donación y trasplantes sino que además se ha apoyado con corneas, riñón, hígado, corazón y tejido óseo a pacientes de la República Mexicana que así lo requieren. El hospital que más donaciones tiene es el O’Horán”, indicó.

“El problema aquí radica más bien en las instituciones de salud, que en ocasiones no cuentan con la estructura adecuada en cuanto al recurso humano preparado para atender a los familiares del potencial donante. La figura principal para eso es el coordinador de donación, que es un médico capacitado específicamente en la materia, hoy más hospitales ya cuentan con este especialista”, expuso.