MÉRIDA, Yuc.- Este domingo se llevará a cabo la audiencia en la que se resolverá la situación jurídica de los cinco detenidos acusados del robo de un cajero automático en las oficinas de la Secretaría de Educación en la Avenida Zamná, diligencia que se espera que sea maratónica porque la defensa solicitó la comparecía de los policías aprehensores, videos de las cámaras de vigilancia en la vía Mérida-Campeche y el periférico de la capital yucateca en un intento de demostrar que sus clientes no son los responsables de este atraco.

La teoría de los acusados es que fueron detenidos en el transcurso de la mañana del domingo 19 de noviembre, dos de ellos en el Periférico de Mérida y tres en Champotón Campeche, cuando el atraco que se les atribuye fue perpetrado en la noche de ese mismo día.

En la audiencia de imputación, celebrada el miércoles 22 pasado, el juez segundo de control Luis Mugarte Guerrero, declaró como legal la detención e imputó a los cinco acusados del delito de robo calificado cometido en pandilla y les decretó la prisión preventiva.

Para hoy domingo fue programada la audiencia para determinar la situación jurídica de los cinco acusados Alejandro Z. T., los hermanos César y José G. E. – quienes dijeron ser policías del Estado de México- , Aldo A. L. G., y Fernando L. L.

La defensa solicitó la comparecencia de los policías aprehensores, las cámaras de videovigilancia de la Secretaría de Seguridad Pública en el Periférico de Mérida y la carretera a Campeche, las de la caseta de cobro en la vía Campeche-Champotón, los dictámenes médicos que les praticaron a sus clientes, ya que éstos alegan que fueron torturados.

De acuerdo con la exposición de los fiscales este equipo contenía la cantidad de 867 mil 900 pesos, de los que la Policía Estatal de Investigación recuperó 132 mil pesos en billetes de diferente denominación.

A frenar la violencia de género contra yucatecas

En la audienca de imoutación los fiscales también relataron que los hechos sucedieron de la siguiente manera: José G. E. manejaba la camioneta Yukón placas 333-XBX del D.F. y llevaba como coplioto a Alfonso Z. T., quienes al llegar al cajero automático mencionado, pusieron el vehículo en diagonal y el segundo acusado ató una cadena de metal al equipo bancario y el otro extremo a la defensa trasera del automotor para jalarlo y desprenderlo de su base, así como también forzar la tapa.

Luego Alfonso Z. T. se apoderó de dos bandejas que tenían billetes de 200 y de 500 pesos, y las puso en la camioneta para luego darse a la fuga; mientras que el Jetta matrícula TXB-4905 de Puebla, a cargo de Carlos G. E. –que minutos antes bloqueara la avenida, se acercó al cajero y descendió Fernando L. L. para sustraer otras dos bandejas con billetes de 100 y 50 pesos.