MÉRIDA, Yucatán.- Aunque usted no lo crea, y a pesar de que siempre han negado su participación, los cinco acusados del robo de cajero automático en la avenida Zamná, solicitaron una salida alterna, buscan llegar a un acuerdo reparatorio con el banco afectado, de modo que el próximo miércoles se realizará una audiencia para determinar si existe la posibilidad de un acuerdo entre las partes.

En audiencia realizada ayer en el Centro de Justicia Oral, la defensa de los cinco implicados solicitaron al juez de control, Luis Edwin Mugarte Guerrero, una salida alterna en este proceso, pidieron entablar pláticas con el banco afectado para llegar a un acuerdo sobre la reparación de los daños.

Incluso, el juez otorgó un receso de 20 minutos para que las partes pudieran dialogar al respecto, pero al reiniciar la audiencia, fue informado de que no se llegó a ningún acuerdo, debido a que el representante legal del banco, tendría que hablar con sus superiores, antes de dar una respuesta.

También te puede interesar: Por error de agentes, asesinos de Emma Molina tendrían castigo menor

Ante ello, el juez Mugarte Guerrero fijó para el próximo miércoles 6 de diciembre, la celebración de una audiencia para saber si las partes llegaron a un acuerdo, y si hay o no una salida alterna.

De acuerdo con la causa penal del caso, el cajero automático contenía la cantidad de 867 mil 900 pesos, de los cuales, la Policía Estatal de Investigación recuperó 132 mil pesos, en billetes de diferente denominación.

El valor del equipo dañado es de más de 120 mil pesos, y la afectación al banco es similar a la original, aún descontando el dinero recuperado.

En la teoría del caso, los fiscales relataron que los hechos sucedieron de la siguiente manera, alrededor de las siete de la noche del domingo 19 de noviembre,  José G.E. manejaba la camioneta Yukón placas 333-XBX, de la Ciudad de México, al lado de Alfonso Z.T, copiloto, quienes al llegar al cajero automático mencionado, colocaron el vehículo en diagonal y ataron una cadena de metal al equipo bancario y al otro extremo, la defensa trasera del automotor, en busca de desprenderlo de su base, además de forzar la tapa.

Alfonso se apoderó de dos bandejas que tenían billete de 200 y 500 pesos, para después darse a la fuga, mientras que se acercaba el Jetta matrícula TXB-4905, de Puebla, a cargo de Carlos G.E. después de bloquear la avenida. De este vehículo descendió Fernando L. L., quien sustrajo otras dos bandejas con billetes de 100 y 50 pesos, y después salieron huyendo.