Milenio Novedades
TAHDZIÚ.-Más de un centenar de vecinos de este municipio marcharon por las principales calles de Tahdziú para exigir justica por el crimen que conmocionó a Yucatán y pedir que la familia del presunto feminicida de la niña Ana Cristina nunca regrese al pueblo. Incluso, un grupo quemó y causó destrozos en el predio de Carlos F. V. Y., vinculado a proceso como presunto asesino de la menor, a la que violó, estranguló y arrojó a un pozo de 30 m. de profundidad.

Este domingo por la mañana, los vecinos de esta pequeña comunidad se reunieron en las puertas del domicilio de la familia de la víctima, y después de dar muestras de solidaridad a los papás de la pequeña Ana, se inició la caminata pacífica.

Durante el recorrido, los asistentes gritaban consignas para pedir justicia y que la ley castigue con todo su rigor al joven vecino, quien se encuentra detenido en el penal de Tekax, donde será juzgado y sentenciado por su atroz crimen. Le esperan de 40 a 50 años de cárcel.

Advertidos de la furia de la gente del municipio, los familiares del presunto homicida se retiraron del pueblo durante la noche del sábado, por lo que los manifestantes presionaron al alcalde Pedro Yah Sabido que firmara y sellara un documento donde indica que la familia no volverá al poblado.

En el documento se pedía a las próximas autoridades respetar “la decisión del pueblo” y no permitir que la familia del criminal regrese a la comunidad; asimismo, se indicó que iniciarán las gestiones para que el predio en cuestión pase a nombre del Ayuntamiento y se construya una escuela en memoria de la pequeña Ana, que llevaría el nombre de esta víctima inocente.

Pobladores marcharon por el asesinato de la menor Ana Cristina.

Vandalismo 

Alrededor de las 1:00 de la tarde, las familias se retiraron del Palacio Municipal, sin embargo, un grupo de personas se dirigió hasta la casa del detenido, prendieron fuego a una casa de paja, destrozaron dos cuartos de mampostería y sacaron a la calle las pocas pertenencias que estaban resguardadas en el interior.

Los vándalos no permitieron el acceso de los representantes de la prensa, señalando que no querían que haya evidencia de quiénes participaron en estos actos ilegales.

El alcalde Yah Sabido leyó el “decreto” de expulsión ante la comunidad reunida en el Palacio Municipal, y señaló que se compromete a que dicha familia, oriunda de Tinum pero que emigró a Tahdziú hace unos 15 años, ya no vuelva a vivir en esta población.

El presidente municipal pidió que las autoridades estatales respeten dicho “decreto” en bien de la comunidad, porque a pesar de ser anticonstitucional, es por “usos y costumbres”.