MÉRIDA, Yucatán.- La noche del miércoles María N de 42 años y originaria de Veracruz, decidió terminar con su vida con un disparo en la boca, después de emborracharse y caer en depresión por la reciente muerte de su padre.

Los hechos ocurrieron en la comunidad de Xkatún, comisaria de Chankom, donde en la tarde del miércoles la mujer comenzó a ingerir bebidas embriagantes con su pareja sentimental Nicolás N, sin embargo el alcohol lejos de “hacerla olvidar”, propició que regresara al estado de depresión en el que se encontraba desde el entierro de su padre.

También te puede interesar: Pasará siete años en prisión por imágenes 'subidas de tono'

Es el suicidio número 166 registrado en Yucatán, en lo que va de 2017.

Alrededor de las ocho de la noche, la fémina tomó muy rápido las últimas cervezas y le pidió a su cónyuge que calentara unos tamales, mientras ella pasaba al baño.

Nicolás N fue a la cocina para calentar la cena y de pronto escuchó una detonación, corrió al sanitario y descubrió a su pareja tirada en el suelo en medio de un charco de sangre y junto a ella un revolver calibre 38.

El hombre solicitó los servicios de emergencia, pero los paramédicos solo pudieron confirmar que la mujer había muerto.

Personal del Ministerio Público y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado, con base en Valladolid, acudieron a efectuar el levantamiento del cadáver y demás diligencias.

El conyugue aseguró a las autoridades ministeriales que el revólver calibre 38 era del ex marido de María, quien fue militar y falleció en un enfrentamiento en Chiapas durante el levantamiento zapatista.