Mérida, Yuc.- La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) prevé proceder penalmente contra un grupo de personas que defraudó a jubilados y pensionados al ofrecer, a nombre de la dependencia federal, apoyos a cambio de dinero.

El delegado William Sosa Altamira dijo ayer que están analizando los efectos jurídicos de utilizar el nombre de la dependencia, pero los afectados deben interponer denuncias ante el Ministerio Público, y precisó que todos los programas que aplica Sedatu son a fondo perdido.

Indicó que “nuestros subdelegados Jurídico y de Desarrollo Urbano están trabajando en ello, estoy de acuerdo en que la gente esté molesta, pero se les ha dicho que no se dejen engañar, les dan dinero y estos bandidos se van y no vuelven. Ya son muchos municipios, teníamos conocimiento de Tizimín y otras tres localidades, pero no tenemos los elementos para estar investigando”.

Ayer, este rotativo publicó que un grupo de jubilados y pensionados del Gobierno del Estado dejó al descubierto un megafraude por varios miles de pesos en la entidad, cometido por individuos que se ostentaban como representantes de la Sedatu, a cuyo nombre pedían aportaciones para acceder a supuestos apoyos de mejoramiento de vivienda o para obtener una casa.

Sólo en esa agrupación hay 41 afectados con más de 184 mil pesos, pero también en Izamal, Progreso, Tekit (como publicamos en nota aparte), Umán, Oxkutzcab, Akil. Se calcula que hay más de 300 defraudados con grandes sumas.

Al respecto, el delegado de Sedatu en Yucatán, William Sosa, declaró que “es gente ajena a la Sedatu la que se aprovecha de las necesidades de las personas y las engañan; hemos dicho a la gente que nunca entreguen ni un peso, ningún empleado ni nadie pide dinero, todos los recursos se dan a fondo perdido, no se pide nada al beneficiario, todo es aportación del Gobierno Federal y de los municipios cuando tenemos alguna mezcla de recursos”.