Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En un procedimiento abreviado, R.J.P.C fue sentenciado a tres años de prisión, tras declararse culpable de manosear a su prima de 11 años de edad, hechos ocurridos en 2016, en un predio del fraccionamiento Chankú, en el poniente de Mérida.

Esta salida alternativa de justicia fue autorizada por la juez segundo de control de Mérida, Blanca Beatriz Bonilla González, quien también condenó a este sujeto al pago de la reparación integral del daño y le prohibió acercarse a la víctima en un radio de 100 metros por un plazo de 2 años.

También te puede interesar: Se estima que cada 35 horas en promedio, hay un suicidio en Yucatán

Según obra en la causa penal, entre los meses de abril y agosto de 2016, R.J.P.C se encontraba en un domicilio de la calle 25-A por 38 del fraccionamiento Chenkú, e ingresó a la habitación donde estaba su prima, la menor Y. G. E. M., quien contaba con la edad de 11 años, la empujó hacia la cama para tocar lascivamente sus partes íntimas. Luego de manosear a la menor, la amenazó con hacerle daño si decía algo.

Los familiares notaron cambios en el comportamiento de la niña, y tras cuestionarla, contó sobre los abusos sexuales por parte de su primo, por lo que fue presentada la denuncia correspondiente y el sujeto fue detenido mediante una orden de aprehensión.

Ayer se llevaría a cabo la audiencia intermedia, pero esta no se realizó ya que el individuo decidió acogerse al procedimiento abreviado.