Patricia Itzá/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- A pesar de que algunas ciudades de California, como San Francisco y los Ángeles (las de mayor presencia de yucatecos), eran consideradas “seguras” ante las medidas de migración, actualmente no es así, y los paisanos se limitan a sus zonas de trabajo y evitan las zonas de esparcimiento.

El subdirector de Atención a Migrantes del Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya, Ángel Basto Blanco, informó que a diferencia de principio de año, cuando eran pocos los lugares donde se tenía la prevención de cuidarse para no sufrir una deportación, ahora la situación ya se generalizó.

También te puede interesar: Yucatecos empeñan hasta el celular para irse de vacaciones

“Ahora los 180 mil yucatecos que viven en Estados Unidos tienen temor, ya no salen a lugares para divertirse, como parques o plazas, sólo se dirigen de sus hogares a sus centros laborales, tratando de no levantar sospechas para que no sean cuestionados sobre sus procedencia y su estado migratorio”.

Recordó que en el primer bimestre habían deportado a 75 personas, la mayoría de las cuales fueron “descubiertas” por violar alguna norma de tránsito.

“Los yucatecos tratan de realizar una vida normal, pero con las nuevas normas es casi imposible, razón por la que ha disminuido considerablemente el deseo de las personas de querer cruzar la frontera”.

Dijo que aún existen los conocidos polleros, que son las personas que ayudan a cruzar la frontera, pero el alto costo del viaje, que puede oscilar entre 200 mil hasta 300 mil pesos, ha hecho que se reduzca considerablemente la intención de realizarlo.