Israel Cárdenas/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A cinco semanas de que concluya la LXI Legislatura, la presidenta del Congreso del Estado, Celia Rivas Rodríguez, declaró este viernes que no habrá “bono de marcha” para ninguno de los 25 diputados ni para los empleados sindicalizados.

Expuso que los legisladores del PRI, PAN, Nueva Alianza, PVEM y Morena solo tendrán derecho a la parte proporcional de las prestaciones, como el aguinaldo, correspondiente a ocho meses del año, aunque no precisó el monto.

“Nosotros vamos a recibir las partes proporcionales que nos corresponden como diputados, como por ejemplo la parte proporcional que nos corresponde por fin de año, lo que siempre se le da a las personas que han trabajado y bueno, eso sería lo que nos correspondería, las partes proporcionales de acuerdo con la ley”, afirmó.

“A los diputados entrantes por supuesto de septiembre a diciembre”, dijo la también coordinadora de los diputados del PRI.

La actual legislatura que inició el 1 de septiembre de 2015 concluirá su periodo de tres años el próximo viernes 31 de agosto.

Respecto de los empleados sindicalizados del Congreso del Estado, Rivas Rodríguez declaró que no habrá “bono de marcha”.

Sin embargo, el artículo 24 del Contrato Colectivo de Trabajo del Sindicato de Empleados del Congreso establece textualmente que: “el Poder Legislativo otorgará cuando menos en 30 días previos al término del ejercicio constitucional de cada Legislatura una gratificación a cada trabajador equivalente a una cantidad no inferior a 43.94 salarios mínimos vigentes en el estado de Yucatán, como compensación por sus servicios”.

En cuanto a si convocará a periodo extraordinario de sesiones, Rivas Rodríguez dijo que todo dependerá de que las autoridades en materia electoral determinen realizar elecciones extraordinarias de Xocchel y Sanahcat.

Costumbre cara 

El “bono de marcha” es una costumbre que se hizo ley en las últimas legislaturas del Congreso del Estado. Por ejemplo, las legislaturas LVIII 2007-2010; la LIX 2010-2012, que duró dos años; y la LX 2012-2015 otorgaron gratificaciones a sus diputados y trabajadores del Poder Legislativo.

En el ámbito federal el “bono de marcha” tradicionalmente se entrega cada final de un sexenio presidencial a funcionarios públicos como maestros.

En los últimos días a nivel nacional se ha informado que el presidente Enrique Peña Nieto solicitó un préstamo a la banca por 200 mil millones de pesos, y será para pagar un bono de marcha para los funcionarios federales que dejarán el cargo a finales de año. La administración federal concluirá su periodo el próximo viernes 30 de noviembre.