Redacción/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Este lunes, Julio, de 38 años de edad se quitó la vida en el baño de su hogar.

De acuerdo con datos preliminares, esperó a que su madre saliera del lugar rumbo al trabajo y aprovechó que su hermano dormía en otra de las habitaciones de la vivienda, ubicada en la colonia Mulsay.

El caso ocurrió en un predio de la calle 116 entre 67 y 67-A de la colonia Mulsay  y con este, crece aún más la lista de suicidios en 2018, cifra que de acuerdo con especialistas en suicidio “parece imparable”.

También te puede interesar: Asesinan a hombre por 'coquetear' con el hermanito de su pareja

Julio vivía con su familia, pero vecinos del lugar señalan que su alcoholismo, lo hacia beber todos los días y que presuntamente se encontraba deprimido y por esa razón su familia nunca lo dejaba sólo.

Este lunes por la mañana, la señora tuvo que salir a trabajar, y sus hijos se quedaron durmiendo. Al ver la situación, Julio no lo pensó dos veces, ató una soga y se colgó en la ventana del baño.

El hombre fue descubierto por su hermano, quien avisó de inmediato a la Policía, al lugar llegaron agentes de la Secretaría de Seguridad Pública SSP, quienes confirmaron el fallecimiento y aseguraron la parte posterior de la casa.

El joven llamó también a su madre y sus demás hermanos para que fueran testigos del “trágico” hecho.

Minutos después integrantes del Servicio Médico Forense (Semefo) realizaron el levantamiento del cuerpo, para después enviarlo a la morgue y realizar los trámites necesarios.