MÉRIDA, Yuc.- Víctima de la depresión que sufría y ya alcoholizada, una mujer de 41 años de edad se quitó la vida ahorcándose en la madrugada del viernes en su domicilio en Maxcanú.

La occisa fue identificada como María Faustina, quien en la noche del jueves pasado se dedicó a ingerir bebidas embriagantes, adicción que había tomado desde hace algún tiempo porque se deprimía debido a que terminó la relación con su pareja sentimental.

Este fue el suicidio número 67 en lo que va del presente año.

Por ello, bajo los influjos del alcohol y aprovechando que se encontraba sola en la casa, decidió quitarse la vida, de modo que se ahorcó en su habitación con una cuerda atada a un hamaquero.

Los hechos fueron descubiertos minutos después cuando llegó su hijo de 20 años de edad, pues la llamaba y como no contestaba, decidió buscarla y la encontró colgada. Como pudo la bajó y solicitó los servicios de emergencia.

Minutos después llegaron paramédicos, pero éstos no pudieron hacer nada, ya que la mujer había fallecido.

Personal del Ministerio Público y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado con base en Maxcanú llegaron para el levantamiento del cadáver y demás diligencias legales.