Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Un juicio por un fraude de 25 millones de pesos fue suspendido ayer, debido a que el abogado defensor solicitó la recusación con base que el denunciante es padre de un consejero de la Judicatura y por ello no habría imparcialidad, ya que los jueces dependen de esa instancia. El caso será revisado por el Tribunal Superior de Justicia.

Ayer debió comenzar el juicio oral 20/2018 por el delito de fraude en contra de Juan de Dios, quien está acusado de un desfalco de 25 millones de pesos por Wilberth Guillermo.

El caso iba a ser llevado por el Tribunal Segundo de Juicio Oral, integrado los jueces María del Socorro Tamayo Aranda, Verónica de Jesús Burgos Pérez y Sergio Javier Marfil Gómez, quienes desahogarían las pruebas presentadas tanto por la defensa como por la Fiscalía.

También te puede interesar: Jóvenes emprendedores de hoy carecen de fortaleza mental

Sin embargo, el abogado del acusado metió el recurso de re-acusación bajo el argumento de que éste no sería un juicio imparcial.

Expuso que el motivo es que el denunciante es padre de Luis Jorge, quien es Consejero de la Judicatura, instancia de la cual dependen los jueces del Poder Judicial del Estado.

Por ello solicitó que este asunto sea revisado por el Tribunal Superior de justicia del Estado, ya que los magistrados podrían llevar el juicio con total independencia, ya que no son designados por el Consejo de la Judicatura.

Mientras tanto, este juicio fue suspendido hasta que el TSJE emita su respuesta sobre este asunto.

En la causa penal se menciona que Juan de Dios desarrolló un método de estafa bastante creíble, pues se publicitaba en la prensa, con volantes y hasta tarjetas de presentación donde ofrecía “jugosas ganancias” a sus víctimas.

Incluso tenía una cuenta de Facebook en la que promovía su negocio con la promesa de obtener mucho dinero. Utilizaba como pantalla, en los últimos tiempos, el “Minisuper Ulises”, ubicado en el fraccionamiento Jardines Miraflores.
Sin embargo, los abogados defensores insisten en que no hay delito penal, ya que hay pagares firmados por las deudas y en todo caso sería un proceso mercantil.