L. Fuente y F. Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La Policía Estatal de Investigación detuvo a un individuo de nombre Freddy C. O., quien es un taxista de la ruta Halachó-Mérida, como sospechoso del asesinato de la mujer cuyo cadáver fue encontrado el lunes pasado en el tramo Halachó-Maxcanú.

El arresto fue realizado en la tarde-noche del martes pasado, en un puesto de control instalado por la Secretaría de Seguridad Pública a la salida de Halachó, e incluso fue bajado del taxi colectivo que conducía.

El taxista fue puesto a disposición del Ministerio Público para que rinda su declaración sobre los hechos, ya que aparentemente es la última persona que vio con vida a la víctima, quien permanece en calidad de desconocida en el Servicio Médico Forense (Semefo).

De ser el presunto responsable de este feminicidio, la Fiscalía General del Estado tendría que integrar la carpeta de investigación y solicitar la orden de aprehensión al juzgado de control con sede en Umán, porque corresponde a ese distrito judicial.

Se presume que la mujer, de entre 25 y 30 años, es tabasqueña pero residía en Halachó y trabajaba como mesera en un bar de Maxcanú.

Otra versión

Información distinta a la señala, marca que la víctima es originaria de la villa de Halachó, y que tendría tres hijos. Por problemas privados sus familiares se habrían negado a reconocer su cuerpo. 

El principal móvil de este crimen podría ser de tipo sexual, relacionado con el trabajo que realizaba. 

Por tratarse de la muerte violenta de una mujer, la FGE activó el protocolo de feminicidio hasta que las indagatorias den como resultado otro delito.