Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El taxista Manuel N compareció como testigo de la Fiscalía en el juicio que se sigue en contra de los sicarios tabasqueños Jonathan N y Óscar N, a quienes identificó como los dos sujetos a quienes les dio un servicio y luego los reconoció por el rumbo de la central camionera CAME, lo que permitió que fueran arrestados por la Policía.

Sin embargo, el testigo cayó en muchas “lagunas mentales”, pues tanto a los fiscales como a la defensa de los acusados respondió “No lo recuerdo”, cuando se le hacían preguntas de precisión de datos.

Originalmente, el chofer -señalado como uno de los testigos clave en el caso del asesinato de Emma Gabriela Molina Canto- debió comparecer el día 1 pasado, pero no se presentó y el Tribunal Segundo de Juicio Oral aceptó la solicitud de los fiscales y programó la comparecencia de Vázquez Domínguez para ayer.

También te puede interesar: ¡Breve y fácil de digerir! Panorama electoral de Yucatán

A preguntas de los fiscales, el testigo dijo que cuando sucedieron los hechos se desempeñaba como chofer para la empresa Econtaxi y tenía asignado un Tsuru con número económico 007 y en la tarde del 27 de marzo de 2017, dos individuos le pidieron un servicio en la colonia López Mateos cerca del hospital T-1 del IMSS.

Relató que escuchó que hablaban por celular y uno de ellos dijo que se comunicó con el patrón para decirle que “todo salió bien y no se tocó a los niños”; sin embargo, a preguntas de los fiscales dijo que no recordaba cuál de sus pasajeros hablaba por celular. También proporcionó las características de sus pasajeros y cómo iban vestidos.