Óscar Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A nivel nacional, un 40 por ciento de los jóvenes egresados como Técnico Superior Universitario (TSU) se queda a trabajar en los centros laborales donde realizan sus estadías, mientras que otro 40 por ciento consigue empleo en los próximos seis meses a su egreso, reveló Héctor Arreola Soria, Coordinador General de las Universidades Tecnológicas y Politécnicas de la SEP.

Entrevistado después de participar en la inauguración del XV Congreso de Administración “Innovación y sustentabilidad del siglo XXI”, indicó que según los estudios de seguimiento de egresados con los que cuentan, el 20 por ciento restante se acomoda en algún trabajo en un poco más de tiempo.

“Hay que considerar que un porcentaje de los alumnos que están en este 20 por ciento, pues continúan con su licenciatura, por lo que no necesariamente quiere decir que no consiguieron empleo sino que decidieron continuar con su formación académica”, asentó.

Arreola Soria reveló que los que llegan a ser profesionistas tienen la “enorme” responsabilidad de trabajar fuertemente para poder impulsar el desarrollo del país, esto de acuerdo a que solo 5 de cada 10 alumnos de primaria logran concluir con su formación superior.

“Tenemos una deuda histórica con la juventud, apenas estamos dándole cabida a los jóvenes de 19 a 23 años en un porcentaje de un 37 por ciento, en comparación con otros países con economías similares a la nuestra, donde se le da una absorción a la juventud hasta del 60 por ciento”, aseveró.

Indicó que en el caso de los países desarrollados como Estados Unidos, Alemania o Francia, se registran un 90 por ciento de los jóvenes que llegan a concluir una carrera profesional, cifra muy particular en comparación a México.

Externó que en cuanto al porcentaje de deserción escolar que se tienen en este tipo de universidades, los resultados son muy similares al resto de las instituciones de educación superior en el país.

Se accidenta camión de pasajeros ruta Mérida-Cancún

“Las cifras son variables, pues dependen de las carreras, en áreas como las económico-administrativas tenemos una eficiencia terminal del 80 al 82 por ciento, pero en las carreras de ingeniería andamos entre el 56 y 60 por ciento”, añadió.

Por último, recalcó el esfuerzo que han hecho las universidades tecnológicas y politécnicas para el manejo fuerte de tutorías con el rescate a los jóvenes para que regresen a estudiar y puedan concluir sus carreras.