Luis Fuente/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En Tekit el problema del megafraude data desde hace tres años y hay unos 100 afectados, cuyas aportaciones fueron de entre cinco mil y 20 mil pesos. Los afectados dieron un ultimátum a su representante ante los presuntos responsables del desfalco para que les dé una solución a este problema.

Mientras tanto, en el caso de los jubilados y pensionados del Gobierno del Estado llegaron a un acuerdo parcial con Eduardo Hernández Sema –quien se autonombraba representante de Sedatu-, quien anteanoche repartió 90 mil pesos –dos mil 500 a cada uno de los afectados- y firmó pagarés por el resto de la deuda (184 mil pesos) que sería saldada en 20 días.

Ayer publicamos que la inconformidad de Jubilados y pensionados del gobierno del Estado dejó al descubierto un megafraude  por miles de pesos en todo la entidad, por parte de unos individuos, quienes se ostentaban como representantes de la Sedatu, y pedían diversas aportaciones para acceder a apoyos de mejoramiento de vivienda u obtener una casa.

También te puede interesar: Luis Felipe López Alonso queda al frente de Index Yucatán

En un recorrido de Milenio Novedades en la población de Tekit, afectados por este megafraude señalaron que el problema es desde hace tres años, pues primero un individuo de nombre Adrián Mendoza, quien les dijo que era representante de un despacho que trabajaba directamente con el Gobierno Federal (Sedatu) para ofrecerles créditos para obtener una vivienda.

Según los afectados, las casas constarían de dos habitaciones, sala, comedor cocina y un baño e incluso aseguró que una vez que estuvieran aprobados los apoyos una constructora se encargaría de las edificaciones.

Por ello se formó un comité encabezado por Reiler Collí Chin, quien se encargaba de juntar las aportaciones que luego se entregaban a Adrián Mendoza, pero luego éste comenzó a dar evasivas sobre la fechas de las entregas de los materiales de construcción y de los edificaciones de los inmuebles.

El caso es Adrián Mendoza “desapareció” desde hace más de un año y por ello a finales de 2017 se presentó una denuncia penal ante el Ministerio Público que a la fecha está en trámite.

Al poco tiempo de la desaparición de Adrián Mendoza, se presentaron otras personas encabezadas por César Crespo, quienes se ostentaron como representantes de la Fundación “Vías de Ayuda”, quienes también trabajaban con la Conavi y Sedatu, para esta vez sí conseguirles los apoyos, pero les pidieron más aportaciones hasta llegar a los 20 mil pesos.

Como hasta ahora no les han cumplido, pues solo a los afectados “alborotadores” les dieron 300 bloques y a otros también medio metro de grava y polvo de piedra para calmarlos. Dieron un ultimátum a Reiler Collí para que el próximo jueves 15 le diera una respuestas sobre cómo se va a resolver el problema.