MÉRIDA, Yuc.- Debido a que la epidemia de influenza AH1N1 que se presentó en 2009 en Yucatán provocó bajas por tres años seguidos en la ocupación hotelera, es imperante combatir la enfermedad para evitar estragos a los sectores productivos, advirtió el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles de Yucatán (AMHY), Héctor Navarrete Medina.

“Es importante no dejar de lado la prevención y tratar el tema con certidumbre, sin alarmar a la gente, ya que si bien eso puede hacer que a la larga el brote de influenza se detenga, en el tema del turismo, recuperar el mercado que hoy tenemos sería muy difícil”, aseveró.

Pugnó para que la difusión de la información sobre el brote de influenza se realice de manera cuidadosa, a fin de que los turistas no abandonen el Estado por esta situación.

En la sesión extraordinaria del Consejo Estatal de Salud, del cual forma parte la asociación, el directivo dijo que a pesar de que el Estado se encuentra preparado para hacer frente al brote, es necesario reforzar las medidas preventivas.

“Cuando inició el brote, la Secretaría de Salud se acercó a nosotros y le pedimos un cartel con información para colocarlo en lugar visible para el personal, ya que todos tienen que ver directamente con el cliente. Hemos realizado desinfección de habitaciones, entre otras medidas”, expresó Navarrete Medina.

“El sector también se ha sumado a las labores de prevención con la colocación de información sobre la influenza en los establecimientos.