William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Sin bateo oportuno, desatenciones que incluso hicieron que les robaran hasta el pentágono, fue lo que marcó el partido de anoche en el parque “Francisco I. Madero”, de Saltillo, donde los Leones de Yucatán perdieron su tercera serie consecutiva al caer ante los Saraperos, 7x3.

A todas luces a los selváticos les está afectando tantas ausencias –cuatro en los Juegos Centroamericanos, tres por lesiones y Jesús Valdez esperando su naturalización-. Al menos ya para este partido a los parchados felinos regresó a la alineación Art Charles.

Yoanner Negrín, el derrotado, tuvo un comienzo algo complicado, admitiendo dos incogibles y firmó una transferencia, saliendo bien librado con una doble matanza.

En términos generales, el cubano tuvo un desempeño que con un poco más de suerte, o mejor dicho de apoyo ofensivo de sus compañeros y también un poco más a la defensiva le hubiera ido mejor.

Es cierto que el cuadro melenudo consiguió tres dobles matanzas, pero los pecados le pasaron factura a Yucatán. El primero, mental, de esos que no se registran del inicialista Héctor Hernández al no saber qué hacer a toque de Alex Valdez para que la casa se llenara. Vendría luego rolata para dos auts de Álvaro González aunque eso no evitó la anotación.

Con dos fuera, Saltillo capitalizó una pifia de Serrano que permitió a Josuan Hernández alcanzar la segunda. Sencillo de Luis Fonseca y doble de Leandro Castro remolcaron sendas carreras y el juego agresivo de éste último, le dio para robar el plato cuando aprovechó que Humberto Sosa, con corredores en los extremos, pensó que el de la inicial se iría el robo y tiró a la segunda.

El reaparecido Charles, quien bateó de 4-2, contribuyó remolcando una carrera, la tercera en la sexta entrada haciendo que, de paso, fuera todo para el abridor y ganador Demetrio Gutiérrez, siendo relevado por Luis Ángel Daniel que, aunque admitió sencillo de Humberto Sosa, salió del atolladero cuando Ricardo Serrano bateó dobleplei.

Habrá que resaltar que en este registro la agresividad de José Juan Aguilar, embasado por error, se estafó la segunda y pese a que el batazo de Charles no fue profundo su velocidad fue más que suficiente.

La primera de Yucatán fue en la segunda con rodado de Madero, y su siguiente registro, en la tercera, con elevado de sacrificio de Aguilar.

Saltillo se despegó más en la séptima con jonrón de José Manuel Orozco, quien en la octava dio doble para remolcar una de las dos con las que cerraron la cuenta. Sencillo de Sergio Burruel trajo la otra.