Iván Duarte/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Los municipios de Kanasín, Umán y Mérida signaron el acuerdo con el que pondrán fin a las zonas de traslape para delimitar claramente el territorio que compete a cada uno, según informó el Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán.

Tras más de dos años de trabajos entre las tres comunidades involucradas, este miércoles se publicó por fin el convenio pactado entre los tres territorios en el que básicamente el “eje de delimitación” será el Anillo Periférico de la ciudad de capital.

Según se establece, el límite entre Mérida y Kanasín estará formulado de la siguiente forma: al norte bordeando por el periférico, pertenecerá a Kanasín la zona desde la entrada al fraccionamiento “Los Héroes”, y al Suroeste el ingreso a la calle 42 Sur.

También te puede interesar: Urge a Tixkokob cambiar sus tuberías de agua potable

Esto implica que lugares específicos como el Jardín Carta Clara, sede de varios espectáculos de diversa índole, forma parte ya oficial de los terrenos del municipio de Kanasín, según especifica este convenio.

Sin embargo el Fraccionamiento Los Héroes es parte de la capital yucateca, pero se encontrará justo en los límites con Kanasín. Mientras que para la zona suroeste la calle 42 Sur, que divide a la colonia Leona Vicario, contará con que una parte pertenecerá a Kanasín y la otra, cruzando esa calle, a Mérida.

Para el caso de Umán, el acuerdo indica que toda la zona que se encuentre cruzando el periférico le pertenece, lo que considera a las zonas como el corredor industrial y zonas en los límites con periférico.

El Ayuntamiento de Mérida informó en agosto de 2017, es decir, el año pasado, que el acuerdo avanza una vez que los municipios hayan hecho la firma oficial y el Congreso del Estado emita el decreto correspondiente, situación que se dio ayer a través del órgano de publicación de gobierno local.

El convenio recuerda que en sesión del 13 de Julio del año 2016 pasado, el Ayuntamiento de Mérida, Yucatán, acordó crear una Comisión Especial de Límites Territoriales del Municipio de Mérida, cuyo objetivo es identificar y precisar, en los términos de la Ley Para la Solución de Conflictos de Límites Territoriales Intermunicipales del Estado de Yucatán.

Para el mismo tema ambos municipios involucrados generaron la misma comisión estatal para establecer acuerdos en la delimitación de los límites territoriales.

El acuerdo obliga al municipio de Mérida a donar “las áreas de equipamiento urbano” que queden contenidas dentro de los nuevos límites de los municipios en cuestión, sea el caso para Umán y para Kanasín.

Lo anterior considera no sólo territorio, sino también servicios y regulaciones de trámites, como puede ser el agua potable, el servicio de suministro de energía eléctrica, el pago de predial, entre otros.

Quejosos 

Cabe recordar que este proyecto de solución a los límites entre Mérida con Umán y Kanasín, contó con descontento de pobladores de la zona de traslape o en conflicto en octubre de 2017, cuando un grupo de vecinos protestó a las puertas del palacio municipal ya que no querían pertenecer a Kanasín, y pretendían quedarse como parte de Mérida.

La queja de los pobladores fue la calidad de los servicios, como los arriba mencionados, precisamente porque existen zonas que eran atendidas por el Ayuntamiento de Mérida y otras por Kanasín, y vecinos pretendían que Mérida siguiera como su proveedor en cuanto a luz, agua, etcétera.

Los quejosos eran principalmente de la zona de San Antonio Kaua III, cerca de la entrada principal a Kanasín, y cuyas calles cuentan con aceras con el sello de elaboración del ayuntamiento de Mérida, pero otros servicios como en el caso del predial, tenían que acudir a Kanasín para pagarlos.

El problema no ha tocado a los habitantes del municipio de Umán, en donde para su fortuna los principales terrenos colindantes con Mérida, forman parte de la zona industrial y son pocas las unidades habitacionales afectadas con estos nuevos límites.

La zona más cercana a los límites como el anillo periférico son los asentamientos cercanos al fraccionamiento Piedra de Agua que forman parte de Umán, y cuyos pobladores no ha registrado la misma inconformidad que en Kanasín, donde hay viviendas a “ras” de periférico.