Mérida, Yuc.- Bien resguardado de la lluvia que amenazó, incluso con impedir el juego, los Tigres mantuvieron bien seca la pólvora de sus fusiles, como lo demostraron Brian Hernández, Rolando Acosta y Alonso Harris con sendos jonrones en respaldo de la hermética labor de Javier Solano para imponerse a los Leones de Yucatán, 6x1, para colocarse adelante en la serie final de la Zona Sur, 2-1, en partido que acabó poco después de la medianoche, en el “Beto Ávila”, de Cancún.

Dos horas después de lo programado, es decir, a partir de las 10 de la noche, arrancó este encuentro en el que los bengalíes pronto dejaron de manifiesto su poderío, y a punta de batazos de largo alcance hicieron que el abridor y derrotado Carlos Frías tenga una breve salida de una entrada y dos tercios.

En este lapso, Hernández sacudió a Frías con jonrón, después C.J. Retherford y Manny Rodríguez ligaron biangulares para poner la pizarra 2-0. Tres bateadores más tarde, Acosta también la desapareció detrás de la barda.

En su abreviada la labor, el dominicano no anestesió a nadie y sí en cambio admitió cinco inatrapables, cuatro de ellos extravases.

Por el contrario, el experimentado Solano puso sus lanzamientos donde quiso. Lanzó veneno puro, incluso, retiró el primer episodio por la vía del ponche.
Sebastián Valle fue el único que le encontró la pelota al abridor bengalí, al desforrarla en la tercera.

Tigres atacó desde el inicio del partido para encaminarse a la victoria. (Foto: Milenio Novedades)

Las pocas veces en que Solano se vio en apuros, la defensiva lo respaldó, siendo el guardabosques central Alonzo Harris uno de sus principales aliados en las siete entradas y dos tercios limitó en cinco incogibles a los selváticos. Terminó sirviendo seis chocolates, siendo Art Chales su mejor cliente con dos.

Harris además de robarle un indiscutible a Luis Felipe Juárez al echarse un clavado, en lo que fue de esas jugadas muy beisboleras que pagan el boleto, en la cuarta, y la volvió hacer, pero ahora a Art Charles en lo que fue un aut de oro puro, pues con ello se puso fin a la sexta, en la que hubo dos melenudos a bordo.

Felipe Arredondo volvió a meter en el partido a los Leones con una impecable labor monticular en sustitución de Frías. En cuatro episodios y un tercio no le hicieron ningún daño, nadie se le embasó y anestesió a tres.

Carlos Frías no pudo con la responsabilidad de frenar el ataque bengalí. (Foto: Milenio Novedades)

Sin embargo, todo ese dominio se esfumó cuando Arredondo dejó su lugar a Andrés Ávila, quien sin secretos bajo el brazo sólo pudo sacar un aut y a cambio le pegaron tres inatrapables, entre ellos cuádruple de Alonso Harris con José Amador en los senderos.

Los Tigres sellaron el éxito con un sexto registro con sencillo de Manny Rodríguez que envió al pentágono a Hernández, quien recibió al abrir la octava con triple a Jesús Barraza.

Los de Bengala aprovecharon su localía para derrotar en el tercero de la serie.

A diferencia de sus anfitriones, salvo Valle, a los selváticos se les negó el batazo grande con al menos tres atrapadas en las franjas de advertencia.