Gerardo Keb
PROGRESO, Yuc.- Pescadores de Chicxulub Puerto reportaron el hallazgo de una tortuga laúd de 1.8 metros, la cual se encontraba en avanzado estado de putrefacción y despertó la curiosidad de los vecinos de la zona, quienes se acercaron a observar al animal.

Fue cerca de las 07:00 horas de este miércoles cuando pescadores que saldrían en búsqueda de las especies marinas se percataron de la presencia de un bulto de gran tamaño a la orilla de las playas de Chicxulub Puerto a la altura de la calle 34, por lo que llamaron a la Policía Municipal, quienes turnaron la situación al Departamento de Ecología de Progreso.

En el sitio del hallazgo, personal del departamento ecológico de Progreso identificó al quelonio como una tortuga de la especie laúd (Dermochelys Coriacea) de 1.8 metros de longitud y un peso de 300 a 350 kilogramos, por lo que tuvo que ser retirada del lugar con la ayuda de alrededor de 14 personas, quienes llevaron al animal hasta una camioneta de la dependencia municipal para su traslado.

 Desde hace dos años no aparecían los restos de un animal de esa especie en particular en esta zona

De acuerdo con la Coordinación de ecología, el espécimen fue reportado a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), quien indicó que se seguirá el protocolo normal, por lo que los restos fueron entregados a Juan Lara, auxiliar de investigación del Centro de Estudios Tecnológicos del Mar 17 (Cetmar) y coordinador del Programa de Atención y Rehabilitación de Tortugas Marinas de la Costa de Yucatán (Partmacy) del Cetmar 17, mismo que estuvo presente en las labores de recuperación del espécimen junto al coordinador de ecología, Edilberto Quezada Domínguez y su personal.

Según se dio a conocer, el biólogo Juan Lara se hará cargo de la necropsia del animal, para después enviar un reporte a Ecología Municipal y a la Profepa.

Se indicó que el cuerpo del animal presentaba avanzado estado de descomposición, siendo traído a la orilla por efecto de la marea y aparentemente no tenía daños provocados por el hombre, sin embargo, entre su boca sostenía una cuerda de plástico.