Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A pesar de que los caleseros de la ciudad se encuentran en una etapa difícil, se muestran optimistas ante el inicio de la temporada de vacaciones y la llegada de cientos de turistas al estado.

El líder del sindicato de la unión de conductores y pequeños propietarios de carruajes de Yucatán, Einar Medina Borges, aseguró que el servicio de recorridos en calesas disminuyó alrededor del 70 por ciento en lo que va del año debido a diversos factores, principalmente por las acciones de los activistas protectores de los animales.

“La verdad es que el servicio ha estado muy bajo, la agitación hecha por grupos animalistas nos ha perjudicado mucho, pues hay personas que dicen que nosotros maltratamos a los caballos cuando no es así, porque desde hace tiempo se estableció una jornada laboral para los animales y procuramos mantenerlos en buenas condiciones para que no sufran”, explicó.

Recordó que el sábado pasado, por más de dos horas, grupos de animalistas realizaron un plantón en contra del maltrato animal y esto representa un daño a su fuente de trabajo, ya que ocasiona que las personas “satanicen” el servicio. 

Actualmente el sindicato cuenta con 70 caleseros propietarios y 7 suplentes. Además tienen una flota de alrededor de 140 caballos, es decir, 2 animales por agremiado.

Aseguró que cada jornada laboral de un caballo es de 6 horas, por lo que no sufren ningún tipo de
explotación, además se les cuida y protege del sol y se les proporciona alimento de calidad. Todo este trabajo integral se realiza en conjunto con la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Yucatán.

“Los caballos únicamente trabajan 6 horas diarias, sólo si durante el día no hicieron ningún viaje, se extiende una hora más, es decir, a 7 horas; cada calesero tiene dos caballos así les permite descansar y no someterlos al cansancio o agotamiento”, comentó.

Costo

El recorrido dura de 45 a 60 minutos dependiendo del tránsito que haya en la ciudad, saliendo de la catedral en el centro de la ciudad hasta el Monumento a la Patria y de regreso al punto de salida. El costo es de 400 pesos y pueden subir hasta cuatro personas.