Israel Cárdenas/Milenio Novedades
MÉRIDA.- A dos años de que entró en vigor el reglamento para la operación del servicio de transporte contratado a través de plataformas tecnológicas en Yucatán, al menos seis empresas aún trabajan en la ilegalidad solapados por la Dirección de Transporte del Gobierno del Estado (DTEY), que permite que estas organizaciones impongan las tarifas a discreción en perjuicio de los usuarios yucatecos, además de que no aplica las sanciones a las que se harían acreedores, por un monto de hasta 40 mil 300 pesos por vehículo y el decomiso de la unidad.

Una investigación realizada por MILENIO NOVEDADES documentó que las empresas que trabajan en la ilegalidad son: ABY, Easy Trip, In Driver, Nuup, Tey y Uber, esta última goza de la suspensión provisional de un amparo promovido en contra de la reforma a la Ley de transporte del estado de Yucatán, que fue publicada en el Diario Oficial del Gobierno del Estado el miércoles 22 de junio de 2016 y que entró en vigor un día después.

El director de Transporte del Gobierno del Estado, Humberto Hevia Jiménez, tiene pleno conocimiento de la operación de estas empresas que trabajan al margen de la legalidad y no aplica las sanciones correspondientes, que de acuerdo con el Reglamento de la Ley de Transporte del Estado de Yucatán en su Artículo 146 estipula que: “se consideran violaciones graves a la Ley y se sancionarán con multa de 50 a 500 unidades de medida y actualización, por prestar el servicio de transporte de pasajeros contratado a través de plataformas tecnológicas sin contar con el certificado vehicular correspondiente, en términos del Artículo 40 párrafo quinto de la Ley de Transporte del Estado de Yucatán, o en un vehículo no amparado por este certificado.

Actualmente la Unidad de Medida y Actualización está tasada en 80.60 pesos diarios, por lo que la
Dirección de Transporte del Gobierno del Estado puede sancionar con hasta 40 mil 300 pesos por vehículo a las empresas de servicio de transporte contratado a través de plataformas tecnológicas que operan sin permiso en el Estado como es el caso de las seis organizaciones antes citadas que además imponen tarifas a discreción en perjuicio de los usuarios.

Tras la entrada en vigor de la reforma a la Ley de Transporte del Estado de Yucatán un total de cinco empresas obtuvieron su registro legal ante la autoridad estatal las cuales son: Mueve-T, Tho Service, Big Driver, Cabify y Ryde and Go, cada una obtuvo 300 permisos para otorgar servicio de transporte contratado a través de plataformas tecnológicas.

Respecto de las tarifas, el Artículo 48 de la citada ley establece que “el Ejecutivo del Estado es la autoridad competente para autorizar las tarifas del servicio público de transporte salvo que dicha facultad esté otorgada, mediante ley, a otra autoridad; cuando ésta manifieste expresamente su decisión de no ejercer dicha facultad, las tarifas serán aprobadas por el Ejecutivo del Estado”.

Pueden ser detenidos

Y respecto de la retención de vehículos que operen servicio de transporte sin los permisos autorizados por la autoridad de transporte, el Artículo 24 de la ley mencionada establece que “los Inspectores de Transporte o los elementos policiales de la Secretaría de Seguridad Pública del estado podrán impedir la circulación, así como retener y remitir a los depósitos correspondientes cualquier vehículo que preste el servicio de transporte de pasajeros sin contar con concesión, permiso o certificado vehicular o bien, viole de manera flagrante alguna de las infracciones establecidas en el reglamento de esta ley”.

Este es el caso de las empresas ABY, Easy Trip, In Driver, Nuup, Tey y Uber, de la cual los inspectores de Transporte se hacen de la “vista gorda” y no aplican la ley en contra de estas organizaciones.