Óscar Chan/SIPSE

MÉRIDA, Yuc.- En medio de la exigencia de los transportistas por aumentar las tarifas, este jueves un autobús de la ruta 1 Mulsay-Fiscalía se incendió y registró una explosión cuando circulaba frente al Congreso del Estado, hecho que no es aislado pues con frecuencia las unidades del servicio urbano de pasajeros se ven involucrados en incidentes en calles de Mérida, ante su mal estado.

De acuerdo con algunas versiones, el incendio se debió al recalentamiento de las balatas de las ruedas traseras, lo que ocasionó la explosión de una de las llantas, aunque otra señala que se trató de un cortocircuito en los cables de la parte posterior de la unidad.

Por fortuna, el percance ocurrió frente al Congreso del Estado, cuyo personal con conocimientos de protección civil controló el incendio apoyado con extintores.

Los trabajadores del Poder Legislativo apoyaron al conductor de autotransporte en aprietos, pues la unidad no contaba con las medidas de seguridad pertinentes, tal y como lo marca la ley de transporte vigente. Los pasajeros lograron salir de la unidad sin problemas y no se reportaron heridos, solo asustados.

En mal estado 

Según se averiguó, la unidad que se incendió pertenece a la Unión de Camioneros de Yucatán, que en conjunto con otras cuatro empresas concesionarias, agrupa a casi mil 700 camiones en toda la ciudad.

A través de las redes sociales, usuarios del servicio lamentaron que varias de esas unidades estén en pésimo estado, toda vez que se pone en riesgo la seguridad de cientos de personas que viajan a diario.

Es importante destacar que en el último mes se han presentado al menos cinco incidentes con las unidades del servicio de transporte urbano. Algunos camiones se han descompuesto en la vía pública, otros han presentado fallas mecánicas, unas más presentan filtración de agua cuando llueve y en algunos casos son unidades con aire acondicionado pero éste no funciona.

Se calcula que en la ciudad operan más de mil unidades que están en pésimas condiciones, por lo que se considera que circulan fuera de la ley, pues tienen más de catorce años de antigüedad.

Se manejan cerca de 170 rutas en diferentes zonas y colonias de la ciudad, en la que participan casi cuatro mil operadores, más otros tres mil trabajadores, entre mecánicos, supervisores y cobradores.

Petición de alza 

De acuerdo con la Ley de Transporte, las unidades del servicio público o particular de transporte pueden llevar como máximo 27 personas sentadas, las tipo Van o “combis” tienen permitido hasta diez, lo que pocas veces es respetado. 

Como hemos informado, los permisionarios del servicio han urgido al Gobierno del Estado a incrementar las tarifas del transporte a 13 pesos adulto y seis pesos la social.