Adán Escamilla/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Un niño de 9 años tuvo que ser enviado a un hospital para ser atendido de los golpes que sufrió en su humanidad tras haber sido atropellado por un vehículo Tsuru en la calle 19 con 22 del fraccionamiento Limones.

Sobre la calle 19 avanzaban los autos en una y otra dirección, pues es una vía de doble sentido, y el menor esperaba poder cruzar la tan transitada vía.

También te puede interesar: Sólo uno de cinco pandilleros pagará en prisión homicidio

Al ver que por la izquierda no se aproximaban vehículos, cruzó sin percatarse que por la derecha se acercaba el Tsuru, cuyo guiador por más que aplicó los frenos –dejó una huella de 10 m en el pavimento- no pudo evitar golpear al infante, quien salió volando.

El menor intentó cruzar una avenida de doble sentido y fue golpeado por un Tsuru.

Testigos de los hechos enseguida movieron al menor con mucho cuidado y lo pusieron en la banqueta de la esquina, en donde lloraba más del susto que por los golpes, llegando sus familiares, en tanto el conductor llamaba a la Policía, pedía una ambulancia y solicitaba la presencia de su aseguradora.

Otros accidentes registrados 

Roger Armando Parra García parpadeó cuando circulaba a bordo de su automóvil Nissan Versa, a la altura del km 180 de la autopista de cuota MéridaCancún, perdió el control del vehículo y se salió de la carretera. El auto avanzó fuera de la cinta asfáltica y acabó sepultado entre los matorrales, mientras que el conductor sufrió múltiples lesiones y quedó atrapado en el automotor, por lo que al arribar los paramédicos de la SSP, tuvieron que trasladarlo al Hospital General de Valladolid, en estado grave.

Otro hecho ocurrió a unos 5 kilómetros de llegar a Muna, un camión de una empresa de paquetería y carga se salió de la carretera federal Mérida-Campeche, internándose en el monte. José María Ramírez Hernández conducía el camión de la empresa “MG Express” con dirección a Muna, pero en un momento dado le ganó el sueño y perdió el control de la pesada unidad, saliéndose de la cinta asfáltica para meterse en el monte. Por fortuna, nadie salió lesionado en este percance.