Israel Cárdenas/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Hoteles de lujo en Monterrey, compras en supermercados, partes de automóviles y hasta quesos de bola y pan de muerto, ha facturado el secretario general de la Asociación del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Yucatán (Apauady), Juan Antonio Pech Chan, con recursos por más de tres millones de pesos, proporcionados por la Universidad Autónoma de Yucatán, en los últimos tres años.

Con base en documentos en poder de Milenio Novedades, Pech Chan presentó una factura de un hotel de cinco estrellas de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, por concepto de una noche de hospedaje en la habitación número 0122, con fecha 11 de marzo de 2017, por un monto de 3 mil 534.30 pesos a nombre de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

Asimismo, facturó a nombre de la Uady compras en un establecimiento ferretero en Mérida relativa a la adquisición de ocho “farol de pared estilo barroco” y ocho focos “led” luz blanca, con fecha 6 de noviembre de 2017, por un monto de 2 mil 384 pesos. El dirigente sindical también realizó compras en una tienda de electrónica con sede en esta ciudad, donde adquirió un “hub” de cuatro puertos USB portátil, una batería recargable sellada y una lámpara de 18 leds, por un monto de 1,423 pesos y con fecha 6 de noviembre de 2017.

También te puede interesar: Denuncian por corrupción a secretario de sindicato Uady

En el mismo establecimiento y el mismo día, Juan Antonio Pech también facturó de manera adicional la adquisición de una cámara de seguridad por un monto de 1,639 pesos. También facturó a nombre de la Uady el mantenimiento preventivo de aire acondicionado, por un monto de 13 mil 699.99 pesos, con fecha de 11 de junio de 2017.

En la denuncia presentada por maestros de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Uady, ante la Contraloría General del Gobierno del Estado se estipula textualmente que -se pudo verificar que Juan Antonio Pech entregó a la Uady una serie de facturas por montos que no corresponden a gastos por actividades culturales, deportivas o sociales, que comprueben el destino final de los más de tres millones de pesos que recibió de parte de la Uady, ya que los conceptos facturados no corresponden a gastos derivados de ninguna de esas actividades-.

En la querella se menciona que el secretario general de la Apauady, Juan Antonio Pech facturó la compra de quesos de bola, galletas, servicio de freno de automóvil, pan de muerto, hojaldras, compra de amortiguadores, entre otros productos.