Óscar Chan/SIPSE

Mérida, Yuc.- En los últimos años, Mérida y en particular su zona norte se han convertido en un sitio atractivo para la construcción de los llamados “edificios altos”, por su notorio desarrollo en infraestructura y la necesidad de compactar y optimizar el uso del suelo, por lo que se ha hecho necesario que los arquitectos y constructores se capaciten sobre este tema.

Ligia Ancona Martínez, responsable del área de educación continua de la Facultad de Arquitectura de la Uady, explicó que el diplomadoCriterios, Modelado y Análisis de Edificios Altos”, que iniciará en agosto, buscará que el estudiante desarrolle conocimientos y habilidades para analizar estructuras de acero y así desarrollar mejores diseños asistidos por computadora.

Explicó que este diplomado consta de tres cursos que tienen una duración en general de 120 horas y un costo aproximado de ocho mil pesos, todo ello con una duración de cinco meses.

Dijo que en breve iniciarán con la difusión del primer curso, pues además tiene un valor para los peritos responsables de obra del Ayuntamiento de Mérida, así como el reconocimiento ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS).

“Este diplomado va a ser de mucha utilidad para los arquitectos y otros profesionales del área, pues es inevitable no fijarse de la gran cantidad de edificios elevados que se están construyendo y esto no es que obedezca a una moda, sino que es una necesidad de compactar la ciudad”, abundó.

La arquitecta e investigadora de la Uady puntualizó que estas construcciones actualmente se están realizando para uso comercial, de oficinas, de negocios, departamentales y para la ocupación de nuevas plazas comerciales.

Insistió en que ante este panorama resulta necesario adecuar a la sociedad, principalmente en el área habitacional, pues dijo que al yucateco le gusta el suelo y la tierra, por lo que le resulta complicado vivir en un lugar que prácticamente esté en el aire.

“Sabemos que cuando heredamos a nuestros hijos, queremos heredar un pedazo de tierra y la concepción antigua no establecía tener un pedazo de aire, porque no era concebido como un espacio para construir algo, pero eso está cambiando”, apuntó.