MÉRIDA, Yuc.- Toda una odisea vivieron este sábado decenas de yucatecos que dejaron para el último día su canje de placas, en el que cerca de dos mil personas, según reportes de la Secretearía de Seguridad Pública (SSP), tuvieron que pernoctar una noche antes para poder salir con sus nuevas micas.

En el recinto denominado como Centro de Servicios Yucatán, poco después de las 10 de la mañana, elementos de la SSP prácticamente montaron guardia al extremo de la fila para simplemente informar a quienes llegaran después que ya no se atendería a más personas, y los que lleguen posterior, serán atendidos el próximo martes 2 de enero, a partir de las 8 de la mañana.

A partir del lunes, los vehículos que transiten con mica no actualizada lo harán con el riesgo de que sean detenidos y que sean trasladados al corralón.

Incluso esperaron bajo el sol

Otros que sí pudieron realizar su trámite, salieron del recinto con el rostro lleno de satisfacción y alivio, luego de haber vivido prácticamente en las inmediaciones de ese módulo.

Tal es el caso de don Rogelio Ku Cauich, empleado que acudió primero el pasado viernes a las dos de la tarde en espera de poder realizar el cambio de sus placas de motocicleta quien narró que vivió toda una travesía para poder salir con sus placas nuevas.

El trámite era rápido pero la cantidad de gente frenaba el movimiento 

Condenan en Mérida a integrante del Cártel del Itsmo

"Llegué a las dos de la tarde de ayer (viernes), y la fila era impresionante. Para mi sorpresa me quedé hasta donde pude, y falté al trabajo porque hoy era el último día. Pero para la noche le pedí a una persona que me hiciera el favor de separarme el lugar mientras resolvía unos pendientes. Al llegar ya había perdido mi lugar y como mi esposa me acompañó, tuvo que quedarse ella toda la noche, mientras yo trabajaba. Luego vine aquí a las seis de la mañana para terminar el trámite y mi esposa se vaya a descansar, hasta ahora que voy saliendo ya con mi placa en mano", dijo Ku Cauich cuando se dirigía a colocar sus nuevas placas cerca de las 11:30 de la mañana.

Esperaron durante varias horas. 

No faltaron venteros en la zona, quienes aprovecharon al alta afluencia de personas para vender todo tipo de antojitos y comidas en las cercanías al recinto.