Hace aproximadamente treinta años, cuando se inauguró la unidad de servicios de Uxmal, se asignó al INAH un área en donde se montó un museo de sitio, el cual después de varios años de funcionamiento no fue posible renovarlo a partir de haberse realizado el mantenimiento de la unidad.

El espacio se habilitó nuevamente como sala de exposición fotográfica, cuya temática se renovaba cada tres o seis meses. Así funcionó durante tres años, pero hace alrededor de un año, me convocó el director de Cultur con el fin de realizar un proyecto para actualizar el museo de sitio de Uxmal. Nos sumamos a este “proyecto innovador” y durante dos meses nos dimos a la tarea de realizar el guión museográfico, integrar la información relacionada con el asentamiento, su entorno natural, los rasgos y los elementos arquitectónicos que definen los estilos con los que se identifica la región Puuc, las características de aprovisionamiento de agua que hicieron posible el florecimiento y el auge de la gran urbe de Uxmal.

En relación con la astronomía, se integró un tema relacionado con la Vía Láctea, la cual se hace presente durante la primavera en Uxmal para anunciar las actividades relacionadas con la agricultura.

Por medio de una síntesis se menciona a los primeros viajeros exploradores que visitaron Uxmal y la relación de arqueólogos que con su trabajo han logrado la conservación de este importante asentamiento que en 1996 fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Toda esta diversidad temática va dirigida al visitante para complementar la experiencia de su visita.

La empresa contratada para integrar la información del guión a pantallas touch para desplegar los textos en maya e inglés y con narraciones en español incurrió en errores, los cuales fueron señalados en su momento y que después de diez meses no han sido corregidos.

Entre los faltantes se incluye el pago a los arqueólogos auxiliares que inspeccionaron la construcción del andador que da acceso a la zona arqueológica.

Este intento hasta hoy fallido ¿tendrá que ver con la falta de experiencia y visión de los funcionarios que plantearon el proyecto? Muy sintomático el hecho de que a tiempo se pagó a la empresa por su “trabajo”, pero no a los especialistas locales, lo que se puede interpretar como una acción discriminatoria. Pueden ser muchas las razones por las que hoy tenemos un elefante blanco en Uxmal.