José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA.- En pleno brote de la influenza AH1N1 en el Estado, los yucatecos enfrentan un panorama de alto riesgo: quienes no se vacunen contra esta enfermedad en los próximos 15 días deberán esperar hasta octubre para poder aplicarse el biológico, ya que el distribuido este año en el país perderá efectividad este mes, y las escasas 200 dosis que queden en existencia en los hospitales locales serán reservadas para pacientes graves.

La vacuna contra la influenza correspondiente a la temporada 2017-2018 caduca a finales del presente mes, por lo que a partir de agosto no estará disponible y los pacientes deberán esperar a que salga al mercado el biológico correspondiente a la temporada de influenza 2018-2019, lo cual sucederá en octubre.

Rodrigo Romero Feregrino, secretario de la Asociación Mexicana de Vacunología, explicó que a diferencias de otros estados, en Yucatán, por ser un lugar con clima tropical, los brotes de influenza pueden presentarse durante todo el año, por tanto, es recomendable aplicarse la dosis durante la temporada de vacunación, de octubre a abril.

“Recomendamos aplicarse la vacuna, la cual es 100 por ciento segura. Así, cuando se den brotes como el de ahora, fuera de temporada, estarán protegidos de contraer influenza en sus formas graves”, aseveró.

Romero Feregrino habló sobre los mitos que prevalecen acerca de la vacunación contra la influenza.

“Debemos poner en claro que la eficacia de la vacunación no se basa en creencias, sino en evidencia científica, la cual demuestra la protección que brinda ante la influenza”, apuntó.

No ocasiones enfermedades 

Señaló que existe un mito muy arraigado que afirma que al ponerse la vacuna, la persona enfermará, “esto no es posible, ya que la vacuna está hecha con virus muertos o desactivados, es decir, ‘pedacitos’ de proteína de la superficie del virus”.

El también maestro en Vacunología por la Universidad de Lausanne, Suiza, indicó que la vacuna tampoco puede ocasionar enfermedades inmunológicas y se aplica a los niños a partir de los seis meses de edad.

“Es un error desconfiar de la vacunación, hay que ver la historia. Gracias a la vacuna se han erradicado muchas enfermedades, como viruela, polio, tétanos, difteria, tosferina, sarampión y rubéola. Hoy vemos brotes de sarampión y tosferina en Europa y de fiebre amarilla en Brasil, debido a los grupos antivacunas”, aseveró.

Rodrigo Romero dijo que el lavado de manos frecuente reduce el riesgo de contraer influenza en un 50 por ciento, pero solo es una medida de contención, ya que la principal prevención es la vacunación, la cual debe hacerse en la temporada que va de octubre a abril.

“Debemos considerar que al enfermarse por influenza hay gastos que impactan, ya que no pueden asistir al trabajo. También recomendamos a las personas jóvenes que se vacunen porque pueden contraer la enfermedad y no presentar signos graves, pero podrían contagiar a sus padres o abuelos, incluso a sus hijos”, advirtió.

El coordinador general del Instituto para el Desarrollo Integral de la Salud (Idisa) reiteró que la vacuna contra la influenza es segura y eficaz, y las personas que tengan dudas sobre ello pueden consultar a los expertos de la Asociación Mexicana de Vacunología en su página de internet: amv.org.mx o al correo electrónico: info@amv.org.mx.