Adán Escamilla/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Mala jugada le hicieron a Juan Enrique L. L., abusando de su buena fe y confianza. A este señor, en 2014, le vendieron una casa en el fraccionamiento Horizontes 2 de Ciudad Caucel, y cuando apenas la estaba estrenando apareció el verdadero dueño del predio, quien lo demandó por despojo de bien inmueble. El sujeto que le hizo la transacción, Antonio U. M., le vendió un predio que no era suyo.

El afectado explicó que a mediados de 2014 acudió a un lote de autos en la calle 25 entre 10 y 12 de la Amalia Solórzano, propiedad de Antonio U. M., quien se enteró de que buscaba Juan Enrique L. L. una casa para comprar, así que le ofreció una que presuntamente poseía en el fraccionamiento mencionado.

La casa fue supuestamente vendida por un total de 150 mil pesos 

Luego de que el comprador le entregó varios cheques se mudó con su madre a la casa. Sin embargo, en 2015 llegó al predio un agente investigador de las autoridades estatales para informarle que estaba denunciado por despojo de bien inmueble, pues esa casa era propiedad de una mujer que ya había iniciado los trámites legales en su contra.

El efectado averiguó y resultó que, efectivamente, el domicilio nunca fue de Antonio U. M, sino de la mujer que lo está acusando.

Choca con una moto y luego se da a la fuga: una joven, grave

Por desgracia, al afectado nunca se le entregaron escrituras ni preescrituras ni nada, pues confió plenamente en esas personas que prácticamente le vieron la cara. Hasta la fecha sigue viviendo en esa casa de Ciudad Caucel, pero teme que de un momento a otro acuda la verdadera dueña a desalojarlo. Él interpuso su denuncia contra Antonio U. M., pero hasta el momento la autoridad no ha intervenido al 100 por ciento, y lo que él quiere es que le devuelvan su dinero porque lo estafaron a todas luces.