José Salazar
MÉRIDA, Yuc.- El ejercicio de la Medicina Veterinaria se encuentra entre las 10 profesiones peor pagadas de México, situación que obliga a muchos de estos profesionistas a trabajar en la informalidad.

De acuerdo con el estudio “Compara Carreras 2017”, realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los veterinarios perciben en promedio 9 mil 190 pesos mensuales, cantidad que se ubica por debajo del promedio de los profesionistas en el país, que es de 11 mil 272 pesos. También representa menos de la mitad de los físicos, que son los mejor pagados, con 24 mil 59 pesos mensuales en promedio.

Ante este panorama, Arturo Guilbardo Rodríguez Mézquita, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios en Pequeñas Especies, A.C. (Comvepe) en Yucatán, comentó que en la entidad ejercen esta profesión alrededor de mil 300 veterinarios en activo y que la situación económica actual no permite garantizarles trabajo a todos.

“El Estado no tiene capacidad para darle empleo a todos los egresados de la Uady que son alrededor de 900 y de universidades de los estados vecinos que radican en Yucatán, que son aproximadamente 400. En el Colegio nos esforzamos en procurarle a nuestros agremiados un buen desarrollo profesional por medio de la actualización constante, para que tengan trabajo en sus clínicas”, aseveró.

“En el Estado tenemos a los egresados de nuestra Universidad y de la de Veracruz, de la UNAM, de la de Chiapas, de la Benito Juárez de Tabasco y en la de Campeche”, agregó.

El doctor Rodríguez Mézquita señaló que el médico veterinario es versátil y puede desempeñarse en otras áreas diferentes a la de pequeñas especies.

“El médico veterinario tiene los conocimientos y la preparación para trabajar en ganadería, apicultura, avicultura, docencia e investigación, pero lamentablemente, en el estado no hay oportunidades para todos”, afirmó.

De acuerdo con el estudio del IMCO, los veterinarios ocupan el segundo lugar en el Top 10 de las carreras con mayor probabilidad de trabajar en la informalidad.