Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Luis Enrique, de 59 años de edad,  llegó muy temprano a Mérida a realizar unas diligencias, pero falleció en un estanquillo, en el barrio de San Juan, mientras esperaba el taxi colectivo para regresar a su natal Pustunich, en el municipio de Ticul.

El occiso fue identificado por su esposa Manuela, quien declaró al Ministerio Público que desde muy temprano salieron de Pustunich con rumbo a Mérida a realizar unas diligencias y compras.

Alrededor de las nueve de la mañana ya habían terminado y se dirigieron al paradero de taxis colectivos a Oxkutzcab, ruta que entra a Pustunich.

También te puede interesar: Tabasqueño es imputado por golpear a su expareja

Los hechos ocurrieron en la calle 69-A entre 62 y 64 del barrio de San Juan, en el centro de la capital yucateca.

Mientras esperaban el taxi colectivo, decidieron entrar al estanquillo “El Primo” para tomar un refresco y comer algo.

De pronto Luis Enrique se sintió mal y cayó inerte al suelo, como no reaccionaba testigos de los hechos solicitaron los servicios de emergencia.

En minutos llegaron paramédicos de la Policía Municipal de Mérida, quienes solo pudieron confirmar que el hombre había muerto.

Personal del Ministerio Público y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado se presentó a realizar el levantamiento del cadáver y demás diligencias.

La autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que la causa de la muerte fue un infarto al miocardio.