MÉRIDA, Yuc.- La seguridad es clave para que la capital yucateca mantenga su rumbo ascendente en materia de crecimiento económico, inversiones y empleos, que implique paz social y armonía para nuestras familias, sostiene Víctor Caballero Durán.

Las buenas decisiones del gobierno y la decidida participación y colaboración de la sociedad han permitido que Mérida sea considerada entre las ciudades más seguras del país, pero ese título tiene que refrendarse día tras día de manera conjunta, señala el ex responsable de seguridad interior en el cargo de secretario General de Gobierno.

Recientemente el secretariado ejecutivo de la Secretaría de Gobernación publicó las cifras finales del 2017 en materia de seguridad y delitos y resultó que Mérida tiene el menor índice de delitos dolosos en todo el país con una tasa de 2.12 por cada 100,000 habitantes.

Tampoco se registraron en dicho periodo casos de secuestro, ni de robo con violencia, mientras que en el robo de vehículos se registró la menor tasa históricamente hablando para el estado en los últimos 17 años: en el 2001 dicha tasa era de 15.35 puntos porcentuales por cada cien mil habitantes y en la actualidad disminuyó a 3.22.

En ese contexto, Caballero Durán resalta como ciudadano la importancia de los exámenes de confianza que se aplican al personal y oficiales de la policía, a la que les confiamos, dice, nuestra seguridad.

La modernización y equipamiento, así como la ejecución de un mando único y las tareas de coordinación entre las corporaciones policiacas de los tres niveles de gobierno son acciones que han redituado beneficios para la tranquilidad de las personas, puntualiza.

“Se debe tener mano firme para actuar en contra de la delincuencia, no debemos permitir ser rehenes de unos cuantos cuando sabemos que somos la mayoría quienes buscamos y promovemos los mejores valores para nuestra ciudad”, resalta.

En ese sentido, Caballero Durán recalca que para tener una convivencia pacífica y agradable y que los meridanos se sientan seguros, es importante respetar las leyes pero también, añade, trabajar en la prevención con la difusión de valores desde el seno familiar.

Estos principios de la cultura de la paz e impulso a los valores fueron difundidos mediante una campaña de Escudo Escolar en tres mil 708 escuelas de educación básica y media superior, recuerda quien fue secretario de Educación estatal.

Sostiene que la labor de monitoreo que se realiza con mil 800 cámaras de video vigilancia es importante, pero más el hecho de que a través de la mirada amorosa de los padres de familia se supervise que es lo que sus hijos realizan en sus actividades diarias.

“Los meridanos nos sentimos seguros, pero la lucha por conservar nuestra forma de vida hay que emprenderla a diario y de esa manera contribuir a la construcción de una ciudad con visión de futuro, de armonía social y convivencia familiar”, puntualiza.