Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Con una convocatoria, que rebasó las expectativas del comité organizador, concluyeron las actividades conmemorativas del Segundo Aniversario de la Organización de Vida Fraterna, que realizó una acción de gracias en un programa en el que tomaron parte socios y asociaciones adheridas.

En los 40 días de trabajo festivo se llegó a 157 acciones de beneficio social, rebasando las 100 que se programaron inicialmente, para interrelacionar de manera directa con los miles de afiliados y con los líderes de  527 convenios de colaboración, de acuerdo con información proporcionada por su fundador, Manuel Ávila Noh.

También los directivos de Vida Fraterna entregaron públicamente un donativo para la compra de cinco toneladas de cemento en apoyo de la construcción de la Iglesia Cristina Mahanaín, a cargo de los Pastores Aarón y Melvi Muñiz.

Miguel Cruz Trujeque, asesor general de la organización, informó que se entregó un reconocimiento a Ávila Noh por el impulso que ha dado a la fraternidad social, el ejemplo de buen líder, agrupar a miles de ciudadanos en torno a un nuevo modelo de servicio y por los 15 años de haber iniciado en el país un programa permanente de abanderamientos.