Francisco Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La edad y las aceras del centro, que son muy resbalosas, cobraron la vida de una anciana mestiza, conocida como “doña Mary” (María Iuit Uh), de 87 años, que todos los días acudía al Centro a vender plantitas, chiles y otros productos de su patio, pues resbaló y cayó al paso de un camión de basura, el cual le pasó encima.

Este trágico accidente tuvo lugar este lunes por la tarde sobre la calle 62 entre 65 y 67, del centro, a unos pasos de la estación de autobuses de Progreso, donde desde hace años la ancianita se sentaba a vender su modesta mercancía, ganándose el aprecio y admiración de la gente, ya que ella siempre le decía a todos: “Prefiero vender ‘matitas’ que pedir caridad”.

Hace años, acostumbraba bailar al ritmo de la jarana, interpretada por un señor que toca su trompeta y que, como ella, auténticamente gente del pueblo yucateco, estaba orgullosa de sus raíces y “buscaba sus centavos” con el producto de su trabajo.

Este lunes, “doña Mary” recién había recogido su bolsita con sus cosas, que tenía a un costado del Instituto para la Educación de los Adultos del Estado de Yucatán (Ieaey) y trató de bajar de la acera. Sin embargo, en este lugar hay una rampa bastante larga y que con el paso del tiempo se ha vuelto muy resbalosa. La mujer, que se ayudaba para caminar con un bastón, resbaló y fue a caer de bruces al arrollo vehicular.

Con tan mala suerte, que en esos precisos momentos pasaba por el sitio un camión de basura del Ayuntamiento de Mérida, asignado a Aseo Urbano Poniente, con placas YT-9052-A, cuyo conductor, Manuel Díaz Jiménez, no alcanzó a frenar.

La llanta delantera derecha del camión pasó por lo largo del brazo derecho de la mujer, y las dos ruedas traseras del mismo lado, alcanzaron a tocar el cuerpo en el rostro y tórax.

Aún con vida, permaneció tendida debajo de la unidad, mientras la PMM acordonaba el área y alejaba a los curiosos.

Rápidamente llegaron paramédicos municipales que le brindaron los primeros auxilios y una ambulancia de la Cruz Roja la trasladó aún con vida, pero horas después falleció en el Hospital O’Horán.

Semana Santa, lapso de 'mayor tragedia' en los últimos 10 años

El chofer del vehículo recolector de desperdicios fue trasladado a la corporación municipal, en espera del deslinde de responsabilidades.