MÉRIDA, Yuc.- El sindicato de burócratas del Estado no espera despidos masivos en la siguiente administración que encabezará Mauricio Vila Dosal, a partir del 1 de octubre y, por el contrario, le pedirán aumento de sueldo.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo e Instituciones Descentralizadas de Yucatán (Stspeidy), Jervis García Vázquez, aseguró que para entonces presentará el pliego petitorio de sus representados al nuevo gobernador y esperan que el aumento al salario sea al menos igual al de este año, que fue de 7.5 por ciento directo al salario.

“Al iniciar la próxima administración estatal no habrá cacería de brujas”, nuestros dos mil 600 trabajadores seguirán laborando con normalidad. No hay temor alguno a despidos masivos, pues nuestros compañeros saben que tienen que dedicarse a trabajar. El que trabaja no tiene por qué tener miedo”, aseveró.

Al respecto, tras ganar la gubernatura en las elecciones del pasado 1 de julio, Vila Dosal dijo: “no llegaré a la administración local a hacer una cacería de brujas (...) estamos listos para dialogar, para generar acuerdos. A la hora de gobernar siempre hacemos a un lado colores y partidos”.

García Vázquez, quien ha estado al frente del sindicato desde 2005, por cinco periodos de forma consecutiva, reiteró que lo único que se tratará con la nueva administración será el pliego petitorio que harán al Ejecutivo para un incremento salarial.

“Debemos superar el aumento de este año, que fue de 7.5%. Siempre hemos solicitado un 10%, aunque estaremos dialogando para obtener una respuesta. Primero vamos a ver que lleguen, y en noviembre o diciembre estaremos presentando el pliego petitorio al nuevo gobernador”, puntualizó.

El líder de los burócratas en el Estado negó que existan diferencias políticas del Stspeidy (que tiene filiación priista) y la próxima administración que encabezará el panista Mauricio Vila.

“No tiene por qué verse afectada la relación laboral con el Ejecutivo estatal que entrará en funciones el próximo 1 de octubre, nuestro sindicato siempre ha sido institucional”, concluyó.

Anteriormente, el dirigente sindical había señalado que pese a que el incremento recibido este año era positivo, no era suficiente para mejorar las condiciones laborales de los dos mil 600 trabajadores de las dependencias estatales.