Mérida, Yuc.- Los casos severos de influenza AH1N1 continúan llegando a hospitales del Estado, mientras que el reporte emitido por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) señala que en la entidad hay 40 casos positivos de influenza sin defunciones.

Por su parte, la SSY informó que hasta el momento hay confirmados 45 casos de influenza y un fallecimiento asociado a la enfermedad.

El informe de la SSY es con corte al 3 de julio y el de la instancia a nivel federal, al 6 de julio.

Se solicitó a la Unidad de Comunicación Social la postura de la Secretaría de Salud acerca del panorama actual de la enfermedad, ya que -como dimos a conocer ayer- se reportan al menos seis defunciones derivadas de casos graves de AH1N1 en nosocomios de Yucatán.

Sin embargo, hasta el cierre de la edición, no hubo respuesta de la autoridad en salud de la entidad.

En un recorrido por el Hospital O’Horán y Hospital “Benito Juárez” del IMSS se pudo observar personas en las áreas de urgencias en espera de ser atendidos y se supo de la hospitalización de otras personas con signos graves de la enfermedad, que al momento de su ingreso serían intubadas por presentar insuficiencia respiratoria.

Ante la agresividad del virus AH1N1 en estas semanas, el maestro en Salud Pública David Canché Durán dijo a MILENIO NOVEDADES que los virus como entidades vidas, son partículas de proteínas y, por lo tanto, su estructura cambia.

“Es cuando se dice que el virus ha mutado. Esto ocurre por cada persona a la que se le transmite, por ello las vacunas cambian anualmente y el tratamiento deja de ser efectivo porque el virus ya no lo respeta”, aseveró el especialista.

Con respecto a si la vacuna contra la influenza, el cirujano pediatra mencionó que quienes se la aplicaron durante la temporada de la enfermedad están parcialmente protegidos ante la mutación del virus, sin embargo, la inmunidad es menor al 70 por ciento que proporciona la vacuna entre las dos y cuatro semanas de haber sido aplicada.

Dijo que deben recibir la vacuna contra la influenza los adultos mayores de 65 años; personas que tienen el sistema inmunológico comprometido por enfermedades como VIH/Sida; con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, colesterol alto, enfermedades del hígado, del corazón o personas con asma.