José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La nueva Ley de Salud Mental, que entrará en vigor en enero de 2019, prevé la asignación de recursos suficientes para realizar más acciones para la prevención del suicidio en Yucatán.

“En materia de prevención hay mucho que hacer; se trabaja en las escuelas en la promoción de estilos de vida saludables, prevención de adicciones y violencia. Estos aspectos en conjunto son factores de riesgo relacionados con la conducta suicida”, señaló Miguel Ángel Viveros Erosa, coordinador de Programas Especiales en la Subdirección de Salud Mental de la Secretaría de Salud.

Entrevistado en el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, el psiquiatra afirmó que ocho de cada diez muertes consumadas en Yucatán se dan en hombres y que las causas, al ser diversas, están en estudio permanente.

También te puede interesar: Parecía suplemento alimenticio... era éxtasis

“Al parecer puede haber un factor de vulnerabilidad en los varones jóvenes que no permite su adaptación a la nueva sociedad y los nuevos tipos de relaciones sentimentales. Le está costando más trabajo al varón manejar los conflictos de pareja y sobre todo las rupturas”.

Agregó que la depresión es uno de los factores, pero tampoco es determinante en hombres, ya que este trastorno mental suele presentarse más en mujeres. “El alcohol podría ser una causa, y más cuando se tiene un conflicto sentimental, por eso puede tender a atentar contra su vida. El suicidio es un fenómeno multifactorial y tiene componentes biológicos, psicológicos, sociales y culturales y por ello su complejidad a estudiarlo”.

Una de las herramientas que utiliza la Subdirección de Salud Mental para estudiar el suicidio es la autopsia psicológica, que se aplica a las personas cercanas al suicida. “Hay una serie de variables que investigamos para ver qué es lo que está más relacionado con esta conducta, y esto nos sirve para determinar cuáles son los factores de riesgo que más se relacionan con la conducta suicida. El trabajo continúa con la elaboración de propuestas de políticas públicas para ayudar a la prevención”.

Cifras de suicidio

Hasta el 31 de agosto se han registrado 167 suicidios en Yucatán (139 son hombres y 28 mujeres), cifra que supera en 18 por ciento la que a la misma fecha se contabilizaba en 2017, que era de 141.

De acuerdo con reportes de la Subdirección de Salud Mental de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), en enero ocurrieron 13 suicidios, en febrero 26, en marzo 24, en abril 22, en mayo 28, en junio 21, en julio 20 y en agosto 13. Las estadísticas de este año presentan similitud con las de 2016, en donde se llegó a la cifra de 227 suicidios, la más alta en los últimos años.

El rango de edades de los suicidas yucatecos va de los 20 a los 32 años de edad. El ahorcamiento es la modalidad más utilizada en el Estado para quitarse la vida, con 147 casos, mientras 17 han sido por envenenamiento y tres por otros medios, como disparo de arma de fuego.

Mérida es el municipio con mayor incidencia, con 70 muertes autoinfligidas; en segundo lugar está Kanasín, con 16 casos; el tercero es Umán, con 8; le sigue Tecoh, con 5; luego Ticul, Valladolid y Progreso, con 4 cada uno.