José Salazar
MÉRIDA, Yuc.- En Yucatán, cinco de cada diez partos se realizan vía cesárea, hasta tres de estas intervenciones se practican de forma innecesaria. Esta tasa rebasa por mucho la recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es del 20 por ciento (dos de cada diez).

Tomando en cuenta que en el Estado se registran en promedio 50 mil partos al año, entonces se realizan 25 mil cesáreas, de las cuales al menos 15 mil son innecesarias.

Diversos estudios han comprobado que cuando la tasa de este procedimiento se encuentra por debajo del 10 por ciento la mortalidad materna y neonatal se reduce considerablemente.

Ante este panorama, que está prácticamente generalizado en México, legisladores analizan una iniciativa con la cual los partos por cesárea solamente se realizarán a través de una resolución médica exhaustiva, con el fin de reducir los riesgos perinatales.

La herida debilita el útero, aumentando el riesgo de rotura uterina en embarazos posteriores

La iniciativa, impulsada en el Congreso de la Unión por el diputado Germán Ernesto Ralis Cumplido, del partido Movimiento Ciudadano (MC), considera la reforma de los artículos 64 y 67 de la Ley General de Salud.

De acuerdo con especialistas en ginecobstetricia consultados, la realización desmedida de esta práctica causa riesgos inherentes, quirúrgicos y anestésicos y se ha convertido en un verdadero problema para el Sector Nacional de Salud, tanto en el ámbito público como en el privado.

“Por ese motivo, la Federación y las asociaciones mexicanas de Ginecología y Obstetricia trabajan en estrategias para reducir el número de las cesáreas que se llevan a cabo en México”, apuntaron.

“Los partos por esta vía tienen una tasa más alta en lesiones sobre órganos abdominales como vejiga e intestino, así como afectación en vasos sanguíneos, presencia de infecciones de la herida quirúrgica, y del útero o del tracto urinario, así como complicaciones estromboembólicas y hemorrágicas”, indicaron los especialistas.

En Mérida, el costo de un parto por cesárea en clínicas privadas oscila entre 35 mil y 60 mil pesos.

También se asocia a un mayor riesgo de que la placenta se adhiera al útero anormalmente en embarazos posteriores. La herida quirúrgica debilita el útero, aumentando el riesgo de rotura uterina en embarazos posteriores. Todo ello pone en riesgo la salud y vida tanto de la madre como del neonato.

En el sector público, un estudio realizado por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), señaló que México pudo haberse ahorrado hasta 12 mil millones de pesos de 2011 a 2015 al sustituir las cesáreas innecesarias por partos naturales.

Sin embargo, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), para el sector privado esta práctica representa una ganancia de más del 50 por ciento con respecto a un parto normal.