Redacción/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- A sus seis años de edad, Ian Aguilar Zaldívar tuvo su primer acercamiento con tortugas, especie que únicamente había visto en un documental de animales marinos en la televisión; la emoción lo dejó perplejo y aunque no pudo tener un ejemplar en sus manos, la felicidad lo invadió y comenzó a saltar de alegría mientras gritaba “porras” a los quelonios durante su lucha por llegar al mar.

“Estoy muy contento y emocionado, no pensé que pudiera verlas de cerca, una vez vi en la televisión a las tortugas, me parecieron muy bonitas, además de que pude ver cómo se van a su casa, el mar; ahora procuraré cuidar más a las tortugas porque me pone triste saber que tienen muchos depredadores”.

El pequeño Ian fue parte del centenar de personas que acudió este fin de semana al  Centro de Protección y Conservación de Tortugas Marinas (Cpctm), de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (Seduma), ubicado en el puerto de Sisal, a la liberación de 30 crías de tortugas marinas.

(Fotos: Daniel Sandoval/Milenio Novedades)

También te puede interesar: ¿Cómo saber si padeces gripe o influenza? Checa los síntomas

Además, la dependencia estatal cuenta con dos centros tortugueros más en Yucatán, ubicados en Dzilam de Bravo y Telchac.

En la actividad que se llevó a cabo como parte del programa de Conservación de Especies Prioritarias, también participaron alrededor de 80 alumnos pertenecientes a la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady).

(Fotos: Daniel Sandoval/Milenio Novedades)

La jornada inició con una plática de educación ambiental y sensibilización a cargo del guardaparque, Víctor Puc Couoh, quien explicó que de las ocho especies de quelonios que existen en el mundo, siete llegan a diversas playas de México y particularmente tres arriban a las costas de Yucatán: la tortuga de Carey, la Blanca y en menor medida, la Caguama.

(Fotos: Daniel Sandoval/Milenio Novedades)

El periodo de anidación de tortugas comienza en el mes de abril con el arribo de los primeros ejemplares de Carey; luego de algunos años, se ha observado que las tortugas hembra pueden arribar a las playas a desovar de 3 a 5 veces por año y por periodo fértil pueden depositar en el nido hasta 180 huevos, cuyo porcentaje de eclosión es del 85 por ciento.

(Fotos: Daniel Sandoval/Milenio Novedades)

Desafortunadamente, sólo una de cada mil crías de tortuga que son liberadas al mar, logra llegar hasta la edad adulta y vivir entre 70 y 80 años.

(Fotos: Daniel Sandoval/Milenio Novedades)