Mérida, Yuc.- Un estudio realizado recientemente por la Uady, próximo a publicarse, reveló que por cada litro de agua que consumen los yucatecos también ingieren cuatro litros de refresco embotellado, factor estrechamente relacionado con la epidemia de obesidad que tiene a Yucatán en los primeros lugares a nivel nacional de esta enfermedad.

Zulema Morayma Cabrera Araujo, coordinadora del simposio “Plan de Nutrición en Pacientes con Síndrome Metabólico, Enfermedades Gastrointestinales e Insuficiencia Renal”, señaló que es necesaria la intervención del personal de Ciencias de la Salud, el gobierno y la sociedad para frenar el sobrepeso y obesidad que ya representan un problema de salud pública, sobre todo en niños y adultos jóvenes.

De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut), los yucatecos consumen 163 litros de refresco al año, lo que equivale a beber 466 mililitros diarios, algo así como 1.3 latas de 355 mililitros al día, y 459 latas al año.

En azúcar, beber esta cantidad de refresco es igual a comerse nueve cucharadas del endulzante, el doble del consumo diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, el estudio de la Uady indicaría un mayor consumo de refrescos embotellados entre la población yucateca.

La maestra Cabrera Araujo mencionó que es necesario difundir la visión de que seguir un tratamiento basado en una dieta no es costoso.

“Existe todo un abanico de posibilidades para apegarse al tratamiento integral para las personas con síndrome metabólico, enfermedades, vasculares e insuficiencia renal. Yucatán se encuentra en los primeros lugares en estas enfermedades y continúa a la alza”, expresó.

Añadió que el tratamiento nutricional debe basarse en corregir o prevenir y aseguró que los malos hábitos en la alimentación son los que ocasionan las patologías crónicas.