MÉRIDA, Yuc.- El Estado es el principal productor y exportador de miel del país, pero los yucatecos la consumen muy poco y prácticamente la utilizan solo cuando preparan “hotcakes”, admiten varias personas consultadas este lunes, Día Mundial de la Abeja.

Meridanos consultados mientras paseaban con sus familias en Mérida en Domingo y en plazas comerciales coincidieron en que, aunque están conscientes de sus propiedades nutritivas y medicinales, no tienen a la miel entre sus artículos de consumo diario.

De hecho, mencionan que sí la consumen, pero no todo el tiempo, es esporádico, y eso tiene que ver que, por ejemplo, a que prefieren el azúcar en vez de la miel o también al factor económico, pues una botella de 50 mililitros cuesta de 40 a 50 pesos.

“¿En serio? no sabía que las abejitas tenían también su día mundial”, comentó José Peraza, un padre de familia que se encontraba de paseo con su familia en el centro de Mérida.

“La verdad como que no sabe muy bien endulzar tu café con miel, prefiero el azúcar”, añadió.
Para un grupo de jóvenes universitarias ellas sí encuentran a la miel como un aliado, pues admitieron que la utilizan de muchas maneras, incluso hasta para mascarillas.

“Así directa la utilizas en el rostro por un rato, es buenísima, ya que rehidrata la piel”, comentó Carolina Cervera.

Jackelín Sarabia, por su lado, añadió que hace mucho ejercicio y por eso la prefiere sobre el azúcar.

“La miel contiene gran cantidad de nutrientes, y en cambio el azúcar no, sólo te engorda, no aporta nada saludable”, agregó la joven, quien se declaró apasionada del ejercicio.

Una tercera compañera de este grupo, quien prefirió omitir su nombre, agregó que hay líneas de cosméticos a base de productos de las abejas que resultan fabulosos y que a diferencia de los comunes protegen la piel, mientras otros la dañan.

Costumbre perdida

El sexagenario, José Luis Uc, mencionó que antiguamente en su casa utilizaban la miel para todo, era un remedio casero al alcance de todos, y ahora no, la gente prefiere los químicos.

“Hasta para las quemadas y algunas heridas lo utilizaba mi mamá de manera directa u otras veces las mezclaba con otras cosas y santo remedio”, recordó.

En una cafetería de una plaza comercial cuando se les preguntó si utilizaban miel, respondieron que no, sólo azúcar, canela, leche y galletas.