20 de Octubre de 2018

Yucatán

El valor de la creatividad y la calidad

Con un diseño enfocado no sólo en el aspecto estético sino también en el funcional, emprendedor apuesta al impacto mundial de su marca.

La perfección y detalle de los acabados de sus diseños son esenciales para Andrés Gasque. (Milenio Novedades)
La perfección y detalle de los acabados de sus diseños son esenciales para Andrés Gasque. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook El valor de la creatividad y la calidadCompartir en Twiiter El valor de la creatividad y la calidad

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con creatividad, gusto y calidad como materia prima, Andrés Gasque está creando su futuro en la industria de la moda, con diseños únicos en los que no escatima en materiales para garantizar piezas no sólo estéticas sino funcionales, pensadas para tener un impacto de escala mundial. 

Egresado de la licenciatura en negocios internacionales y postgrados en diseño en Nueva York y París, capitalizó su aprendizaje con su etapa temprana trabajando para marcas nacionales, logró desarrollar su propio modelo de negocio y diseños.

Gracias al posicionamiento de su propuesta dirigida al público femenino, ahora apuesta al mercado de los caballeros con bañadores de diseño exclusivo, que colocará en todas las playas a partir de este verano. El 11 de julio es el lanzamiento oficial.

¿Cómo encontraste tu vocación empresarial enfocada a la moda?

Desde niño tuve interés por la ropa original, pero cuando crecí tratando de seguir la línea de la profesión de la familia estudié la licenciatura en negocios internacionales en Monterrey. Cuando egresé cambié el enfoque porque quería seguir mi propio camino y durante un intercambio a París pude empaparme del arte, la cultura y la moda del lugar.

A mi regreso trabajé con un diseñador, administrando su marca y allí reforcé mis ganas de trabajar en el diseño. Fue cuando me fui a estudiar a Nueva York en la Escuela de Arte y Diseño Parsons, volví a Mérida y comencé un proyecto con Rosita Dáger, pero luego me independicé y desde hace cuatro años estoy consolidando mi marca, con mi nombre y bajo los conceptos, comerciales y administrativos, que aprendí en mi primera carrera.

¿Cómo fue tu proceso de financiamiento para un proyecto?

El que no debe no avanza, no crece, es un dicho que tengo muy claro cuando se trata de negocios; para arrancar con la marca, además de mis ahorros, tuve que pedir prestado, porque me urgía comenzar y no quería esperar si aplicaba en algún programa de financiamiento del gobierno. Hasta el momento estoy solventando deudas, porque estoy consciente que las deudas, son parte de la expansión. Lo tengo muy claro. Ahora trabajo en la Plaza Carrillón, tengo mi estudio y taller, pero la ropa se vende en diferentes zonas de la ciudad. 

¿Cuál es tu ventaja competitiva respecto a la oferta que se promueve en Yucatán?

Creo que, número uno, mi gusto. Si la gente adquiere mis piezas por lo que valen, es porque confían en mi gusto. Además, cuento con un respaldo de haber sido formado en las mejores escuelas de diseño, al que le invertí tiempo, dedicación y diseño, que se ve reflejado en mi trabajo, eso te da prestigio; además con el gusto se nace, no se hace.

¿Cómo fue el proceso de formar a tu mercado, en un ambiente en el que el diseño exclusivo y único no es para un sector tan amplio?

Desde siempre tuve muy claro quién era mi mercado, la mujer interesada en el diseño, que le gusta ser elegante, que le gusta atraer las miradas, pero no por extravagante sino porque trae un vestido bien hecho y le queda muy bien.

Sabía que tenía que competir con el malinchismo de aquéllas que prefieren comprar su ropa en Miami y con quienes compran en tiendas departamentales diseños que hacen a gran escala.

Tomando en cuenta eso, tenemos prendas con acabados perfectos porque la gente se fija mucho en eso, es un mercado especial, porque quieren algo único, especial, excelentes acabados y que no les cueste mucho, sin embargo he logrado difundir el valor de la ropa para que paguen lo justo, uso los mejores materiales, por eso  no pueden ser de bajo costo.

De esta manera, incluso todos los diseñadores del Estado, estamos educando al mercado en ese sentido.

¿El factor joven cÓmo ha influido en tu trabajo?

Gracias a las carreras que estudié, logré consolidar estrategias y formas para tratar proveedores, negociar y administrar, con relaciones públicas fructíferas, hablando y escribiendo con propiedad, dominando el tema, conociendo el mercado para que nadie quiera robarme con los precios y siendo claros. He aprendido mucho y a través de los resultados, la juventud no ha sido problema. 

¿Cuál es el siguiente paso?

Después de cuatro años de haberme dedicado exclusivamente al mercado de las mujeres, voy a incursionar en los trajes de baños para caballeros que se llama Mr. Eight, un proyecto que llevo trabajando desde hace un año, cuidando todos los detalles para que sea perfecto: la tela, el estampado es único porque hice el diseño con base en tres personajes: una estrella de mar, una medusa y un caballito de mar; mejor acabado, es funcional, placa con acero inoxidable, un cordón que mandé a fabricar, tiene un material especial para que sea de secado rápido, en fin todo para sea especial. El 11 de julio se presentará en una pasarela en Rue 21 

¿Cómo proteges tu trabajo?

La marca está registrada y los diseños, material y acabados son difíciles de replicar.

¿Qué consejos puedes compartir con tus contemporáneos emprendedores?

Que tengan paciencia, es algo que he aprendido, las cosas no se dan de un día para otro, las utilidades no se reflejan de inmediato es un proceso continuo. También les aconsejaría que no desistan en sus proyectos, se crean en serio que es su proyecto de vida y disfruten lo que hagan, porque en esa medida su labor no será trabajo sino un disfrute.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios