15 de Diciembre de 2018

Yucatán

Aparatosa volcadura en el centro de Mérida

Un taxi se pasa el alto y provoca un accidente en el cruce de la 53 con 58.

Imagen del accidente en céntricas calles de Mérida: un taxista chocó a una camioneta y provocó que ésta se volcara. (Milenio Novedades)
Imagen del accidente en céntricas calles de Mérida: un taxista chocó a una camioneta y provocó que ésta se volcara. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Aparatosa volcadura en el centro de MéridaCompartir en Twiiter Aparatosa volcadura en el centro de Mérida

A. Escamilla y E. Palomo/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La calle 58 con 53 del centro de Mérida fue ayer escenario de un aparatoso accidente que incluyo daños materiales cuantiosos, una persona lesionada -aunque no de gravedad- y un vehículo volcado que golpeó incluso la base de metal de un poste de la CFE. En este caso, la responsabilidad recayó en un taxista que no respetó la luz roja del semáforo instalado en ese cruzamiento.

Sobre la calle 58 de norte a sur iba el taxista Édgar Francisco Pacheco Gorocica al mando de un Tsuru del FUTV y cuando llegó al cruce con la 53, siguió a pesar de que el semáforo le marcaba luz roja, pero en eso venía sobre la 53, de oriente a poniente, la camioneta X’trail guiada por Frederic de Jesús Alcolea Santa, quien tenía luz verde, por lo que siguió de largo. 

Entonces el frente del taxi le pegó a la camioneta en su costado derecho, provocando que ésta volcara sobre su toldo, quedando con las llantas hacia arriba, y como todavía llevaba impulso, alcanzó a impactar contra la base de un poste de la CFE, que hizo que se detuviera.

En cuestión de minutos agentes de la Policía de Mérida llegaron a tomar nota para deslindar responsabilidades.

Finalmente se determinó que fue el taxista quien no respetó la luz roja, de modo que su aseguradora se haría cargo de todo, que a pesar de lo brutal y aparatoso, no tuvo gente lastimada de gravedad.


Salida de carretera

Por otro lado, a Juan José Moo le ganó el sueño mientras manejaba y eso provocó que perdiera el control del volante de su Chevy y que se saliera de la cinta asfáltica en el anillo periférico, quedando el compacto despedazado.

En el kilómetro uno del anillo periférico, Juan cerró los ojos por un momento debido al agotamiento, y por instinto volanteó, pero el brusco movimiento hizo que se saliera de la carretera y acabó en la hondonada del camellón, quedando el Chevy muy dañado.

Por fortuna, Juan José y sus acompañantes salieron ilesos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios