18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Fantasmas en el Centro Histórico de Mérida

En esa oficina, ubicada en una antigua casona que fue un orfanato, se escuchan pasos, llanto y hasta golpes.

En esta parte del Registro Civil han visto a una niña fantasma. (Jorge Moreno/SIPSE)
En esta parte del Registro Civil han visto a una niña fantasma. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Fantasmas en el Centro Histórico de MéridaCompartir en Twiiter Fantasmas en el Centro Histórico de Mérida

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En el Centro Histórico de Mérida hay decenas de casas, edificios y comercios en donde han ocurrido y continúan ocurriendo fenómenos paranormales. Y es que como hemos mencionado antes, no necesariamente un edificio tiene que estar abandonado o de aspecto lúgubre para que sucedan situaciones relacionadas con el más allá.

Y uno de estos ejemplos es precisamente la oficina del Registro Civil de Mérida, sitio en donde a simple vista nadie pensaría que ocurren cosas extrañas, pero hasta policías de la Secretaría de Seguridad Pública han sido testigos de hechos paranormales en ese lugar.

Hoy les presento el relato de una ex empleada de este sitio que nos envió un mail en donde corrobora lo que otras personas han dicho de ese sitio, el cual es una antigua casona habilitada como edificio público que se ubica en la calle 65 entre 64 y 66 del Centro.

“Yo era jefa de departamento, pero desde que entré a trabajar ahí, ya había escuchado varios comentarios acerca de fantasmas y voces que se escuchaban en ese recinto, pero nunca lo había constatado, hasta esos días...

“Un día nos encontrábamos realizando los detalles finales de las Bodas Colectivas, que se llevarían a cabo en la Feria Yucatán. Varios de los jefes de departamento nos quedábamos a trabajar hasta tarde; en ese entonces el cambio en actas de nacimiento de la ‘Y’ copulativa y otros se hacían en la sala interior, y alrededor de ésta se encontraban varias oficinas, entre ellas la mía.

“Ese día habíamos tenido lleno total. Para aquellos que no conocen los horarios, el registro cierra sus puertas al público a las 14:00 horas y todos los empleados salen a las 15:00 horas, hasta que terminen el papeleo y sus pendientes.

“Y es cuando el público ha salido es cuando las personas encargadas de la limpieza del lugar comienzan con su labor. Aquella tarde, la señora de la limpieza comenzó por la pequeña sala, llena de sillas y luego por las oficinas, ya que estábamos trabajando y aprovechamos el horario de limpieza para almorzar algo rápido y seguir trabajando cuando terminaran.

Pequeñas huellas

“La primera en bajar del comedor, fui yo, y cuál fue mi sorpresa al encontrar toda la sala llena de pequeñas huellas de piecitos llenos de tierra, como si un niño hubiese estado jugando en tierra roja, mojada y hubiese entrado a la sala a jugar con los pies descalzos.

“Lo raro es que no llegaban a la puerta, sólo estaban ahí, como si hubiese entrado con zapatos y luego pisado alrededor de la sala. No le tomé importancia y llame a la señora de limpieza, y le pregunté por qué razón no había limpiado esa área, si era el paso de todos a las oficinas. Le hice ver que al caminar en la sala y entrar a los cuartos, le íbamos a ensuciar todo lo que había limpiado.

“Ella movió la cabeza y me dijo: ‘Licenciada, lo primero que limpié fue esta sala, precisamente para que no ensuciaran, cuando entraran las oficinas, pero como usted es nueva le voy a explicar: cuentan que aquí era un orfelinato o internado, no estoy segura, pero dicen que murió un niño, y si se queda hasta más tarde probablemente escuche pasos, risas, llantos incluso hasta golpes’.

“No le creí, sin embargo ahí estaban aquellas huellas, y después de ese día, varias tardes me quedaba a trabajar y la verdad es que sí llegué a escuchar varios sonidos, y cuando comenzaban, encendía mi grabadora a todo volumen y cerraba la oficina. Si necesitaba ir al baño o a otra área, le pedía a alguno de mis compañeros que fuera conmigo. Y sí, también pude observar un par de veces a alguien pequeño pasar corriendo delante de la puerta de mi oficina.

“Si visitas el Registro Civil, abre bien los ojos, ten oídos prestos, si es en octubre o noviembre, tal vez corras con suerte y puedas encontrar a los pequeños que ahí habitan”, finalizó nuestra informante.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios