16 de Octubre de 2018

Yucatán

Bendicen las nuevas instalaciones del Seminario Menor

El Arzobispo de Yucatán convivió con los más de 50 seminaristas en un desayuno, luego de la celebración eucarística.

Mons. Gustavo Rodríguez Vega impartió la bendición a las nuevas aulas del Seminario Menor. (Milenio Novedades)
Mons. Gustavo Rodríguez Vega impartió la bendición a las nuevas aulas del Seminario Menor. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Bendicen las nuevas instalaciones del Seminario MenorCompartir en Twiiter Bendicen las nuevas instalaciones del Seminario Menor

Joel González/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El Arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, bendijo las nuevas instalaciones en el Seminario Menor “San Felipe de Jesús”, ubicado en el anillo periférico

El  complejo consta de dos amplias aulas y cuatro salones, que forman parte de la ampliación en segundo piso de uno de los edificios, que será destinado a la impartición de clases de nivel preparatoria.

Durante la ceremonia, el Arzobispo se refirió a las nuevas instalaciones como un lugar para la investigación, aprendizaje y la difusión de la verdad.

Recordó a los seminaristas su misión en la Iglesia y la comunidad; asimismo los exhortó a que junto con sus profesores se preparen con esmero todos los días para convertir la luz de Cristo en acciones.

Momentos antes de la ceremonia, en compañía del rector del Seminario Menor, Wilberto Pérez Cen, y el padre prefecto, Pablo Chan Che, el prelado ofició una misa a las 7:00 horas, cuya homilía estuvo dedicada a San Ignacio de Antioquía,  obispo y mártir, uno de los Padres Apostólicos de la Iglesia.

Recordó la misión de San Ignacio, quien fue en Antioquía el primero en llamar a los fieles como cristianos,  e igualmente en referirse a este grupo de creyentes con la denominación de católicos.

Durante la celebración eucarística, el Arzobispo impartió la bendición a un cuadro de la Virgen de Guadalupe, que fue donado al seminario.

La parte central de su mensaje fue referida a la blasfemia, la cual definió como una ofensa para Dios. “Data desde la llegada de los españoles, de los cuales tenían miedo los misioneros por las cosas que decían”, señaló

Indicó que este tipo de actos van contra el espíritu, por lo que invitó a los seminaristas a no cerrarse a la obra de Cristo.

La visita del Arzobispo culminó luego del acto litúrgico con la convivencia con los más de 50 seminaristas en un desayuno.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios