19 de Octubre de 2018

Yucatán

Iglesia se reconcilia con comunidad del Instituto Patria

El arzobispo Gustavo Rodríguez Vega ofrece continuar con actividades religiosas en el colegio, si se celebran en la parroquia que les corresponde.

Mons. Gustavo Rodríguez Vega realizó el anuncio de la reconciliación con el Instituto Patria por medio de un comunicado. (César González/SIPSE)
Mons. Gustavo Rodríguez Vega realizó el anuncio de la reconciliación con el Instituto Patria por medio de un comunicado. (César González/SIPSE)
Compartir en Facebook Iglesia se reconcilia con comunidad del Instituto PatriaCompartir en Twiiter Iglesia se reconcilia con comunidad del Instituto Patria

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En un mensaje público, el arzobispo Gustavo Rodríguez Vega anunció ayer la reconciliación de la Arquidiócesis con alumnos, maestros y padres de familia que conforman la comunidad educativa del Instituto Patria.

El prelado adelantó, en la misiva, que los alumnos del Instituto Patria podrán celebrar sus sacramentos en la parroquia del Señor de la Divina Misericordia –incluso el próximo jueves 10 habrá confirmaciones de esos estudiantes-, y las misiones de ese colegio se podrán organizar y salir desde esa parroquia.

Como informamos, la Arquidiócesis de Yucatán rompió relaciones con el Instituto Patria, uno de los colegios en los que se tenía culto católico y que estaba fuertemente ligado a la Iglesia Católica. 

De entrada, prohibió a los sacerdotes y religiosos católicos realizar cualquier acto de en las instalaciones de la escuela o a favor de ella, según un “anuncio parroquial” que presbíteros de dos templos leyeron durante las misas dominicales de este 8 de noviembre.

A continuación, reproducimos la carta de monseñor Gustavo Rodríguez:

“A la comunidad educativa del Instituto Patria, 
Alumnos, maestros y padres de familia: ¡Pax!

Muy queridos hermanos y hermanas, les saludo con afecto deseándoles todo bien en el Señor. 

Como ustedes saben, el pasado domingo 8 de noviembre se hizo público un comunicado mío para ser leído en las misas que fueron celebradas en la parroquia de María Inmaculada y en la capilla de Nuestra Señora del Líbano, en el que se anunciaba que nuestra Arquidiócesis se deslindaba del Instituto Patria, por haberse transformado en un negocio familiar, y por las graves deficiencias administrativas que en él están ocurriendo; y se anunciaba, además, que ya no se proporcionarían servicios pastorales ni sacramentales en dicha institución.

Como madre que es, la Iglesia debe ocuparse siempre de sus hijos, por eso ahora comunico a todos ustedes que recibían preparación para algún sacramento en este instituto, que podrán celebrar sus sacramentos en la parroquia que le corresponde territorialmente al colegio, es decir, en la parroquia del Señor de la Divina Misericordia. De hecho, ya he dado instrucciones al párroco, el padre Rodrigo Santos Sánchez, para que este 10 de diciembre se celebren en la parroquia las confirmaciones de los alumnos del Instituto Patria. Las misiones que tradicionalmente han salido desde este colegio, podrán organizarse y salir desde la parroquia, y de la misma manera pueden realizarse las demás acciones pastorales en curso. 

El Papa Francisco, a quien tuve la oportunidad de saludar hace unos días, ha dicho recientemente que: “Educar cristianamente no es solo hacer una catequesis, esto es una parte. Es llevar hacia adelante a los jóvenes y a los niños en los valores humanos de toda la realidad, y una de estas realidades es la trascendencia” . 

Y el Papa dice que esta tarea educativa es ante todo de los padres de familia, y que éstos encuentran ayuda en el trabajo de los maestros de las escuelas. Más que preparar a los niños y jóvenes para acercarse a un sacramento, la educación integral debe tener la intención de preparar a los alumnos para vivir íntegramente, y ser capaces de llevar a cada área de la vida la integridad de una ética y  de la vivencia de los mandamientos divinos, que han de ser asumidos durante toda nuestra existencia, y en todos los aspectos de la vida humana.

Busquemos forjar en los niños y jóvenes corazones justos, solidarios y generosos, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos al servicio de la sociedad, y que busquen como cristianos la santidad en todo cuanto hagan, y así seamos cada vez más los auténticos discípulos y misioneros que nuestro mundo necesita.

Que este Año de la Misericordia, convocado por el Papa, se viva intensamente en los espacios educativos, dentro y fuera de las familias, y que los niños y jóvenes conozcan de cerca el rostro misericordioso del Señor, y quieran copiar en su existencia la imagen misericordiosa de nuestro Dios. Que María Inmaculada, nuestra Señora de Yucatán, cubra con su manto a esta comunidad educativa del Instituto Patria. Así sea.

Domingo 29 de noviembre de 2015.
+ Gustavo Rodríguez Vega
Arzobispo de Yucatán.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios